• Regístrate
Estás leyendo: La Sedena y el Ejército mexicano
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 08:51 Hoy

Cadena de mando

La Sedena y el Ejército mexicano

Juan Ibarrola

Publicidad
Publicidad

A mil días de haber comenzado la actual administración presidencial, la revisión de la gestión del general Salvador Cienfuegos, como secretario de la Defensa Nacional y como alto mando del Ejército y la Fuerza Aérea, más que obligada, debe ser necesaria para que muchos comprendan a dónde se dirigen tanto los soldados de tierra y aire como la propia dependencia.

La actual administración de Sedena se ha comportado con ejemplar transparencia y equidad para optimizar el presupuesto que la nación les da a los soldados. La reorganización de las direcciones y áreas encargadas de comprar los insumos necesarios para que los militares desarrollen sus labores ha rendido frutos, haciendo de ellas un ejemplo hacia sus similares en los tres órdenes de gobierno.

Los ahorros que se han obtenido en esta administración, más que limitar las necesidades, han satisfecho muchas otras.

La decisión, tomada en conjunto con gobernadores y empresarios, de mover algunas zonas militares de las áreas urbanas ha sido un acierto. La modernización de regiones y zonas militares no solamente ha sido en infraestructura, sino también en la capacitación y formación de mejores elementos humanos que sirvan mejor a la sociedad.

Sin duda uno de los pilares de esta administración militar ha sido el impulso que el general secretario le ha dado al sistema educativo militar, desde el Heroico Colegio Militar hasta la Universidad del Ejército y la Fuerza Aérea; desde las escuelas de medicina y sanidad hasta el Centro de Estudios del Ejército y la Fuerza Aérea, por mencionar algunas.

Los oficiales, jefes, generales y personal de tropa están más y mejor preparados que a principio del sexenio, lo que redunda en beneficios para el país y para la gente.

Por encima y a pesar de casos como el de Tlatlaya, el Ejército mexicano ha demostrado que la mejor estrategia para hacerle frente a la delincuencia es la que desarrollan en conjunto las fuerzas armadas.

Por encima y a pesar de detractores, las cifras de denuncias por violación de derechos humanos contra el Ejército han disminuido de manera drástica desde 2012 hasta el día de hoy. Lo anterior son datos de la CNDH, no de Sedena.

Faltan todavía mil 190 días a la gestión del general Cienfuegos y, con ello, la seguridad de que la estrategia original ha sido la correcta, aspecto fundamental para la seguridad de los mexicanos en función de su Ejército y Fuerza Aérea.

El aplauso más largo en el mensaje presidencial del día 2 en Palacio Nacional fue para las fuerzas armadas.

Es la gente la que opina.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrol

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.