• Regístrate
Estás leyendo: La esencia del soldado mexicano
Comparte esta noticia

Cadena de mando

La esencia del soldado mexicano

Juan Ibarrola

Publicidad
Publicidad

La naturaleza de quienes integran las fuerzas armadas radica en su lealtad a México.

La disciplina que tienen todos los militares es la base de su doctrina, la que junto con el valor, el deber, el patriotismo y el sacrificio los convierte en el mejor activo humano de la nación y por supuesto del gobierno en turno.

A un soldado de tierra, mar o aire no se le puede sustituir por alguien más, a menos de que ese alguien reciba años de adiestramiento, educación y adoctrinamiento para que logre cumplir con una función que le brinde los mejores resultados al país.

Los elementos de tropa y marinería ingresan a filas no por ser su única opción de vida, más bien lo hacen convencidos del servicio que le prestarán a su país, mismo que después se convierte en su vida.

En el caso de los oficiales, el servicio es el inicio de su carrera, una vez que egresan del sistema educativo militar y naval. Para ellos se convierte en el momento de demostrar todo lo aprendido en las aulas y de aprovechar lo que sus comandantes les enseñen en la práctica y el servicio diario.

Para los jefes y capitanes, la motivación es otorgarle al país una experiencia que a pesar de su juventud representa positivos que se materializan en una ruta profesional clara y segura, es decir, todos buscan mejorar con el objetivo de ascender y desde otras posiciones de mando servir mejor a México.

Los generales y almirantes han logrado sus posiciones con la convicción de que la marcha del instituto armado, así como la del servicio entregado durante tantos años al país, es una máxima responsabilidad; es también, ejemplo para sus comandados.

Ojalá exista la visión de seguir fortaleciéndolos para seguir fortaleciendo a la nación.

Cabo de Guardia

Cuando toma posesión un secretario de Defensa o Marina, tienen por lo menos 48 años de servicio en su institución. Sus percepciones económicas se calculan en función de la antigüedad que tienen en el instituto armado.

Si van a ganar menos que el próximo presidente, entonces qué sucederá con toda una vida profesional y personal dedicada al servicio de la nación, a la que han servido siempre desde el Ejército y la Marina respectivamente.

Lo mismo sucede con jefes y capitanes, generales y almirantes.

No se puede comparar laboralmente el servicio que prestan los militares con el de los civiles.

Ojalá se entienda.


jibarrolals@hotmail.com

@elibarrola



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.