• Regístrate
Estás leyendo: El que ha de reprender debe ser ¡irreprensible!
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 06:52 Hoy

Cadena de mando

El que ha de reprender debe ser ¡irreprensible!

Juan Ibarrola

Publicidad
Publicidad

Este es el lema que reza en el escudo de la Heroica Escuela Naval Militar, donde el pasado jueves más de 370 cadetes de primer año realizaron su jura de bandera. A 102 años de la defensa del puerto de Veracruz, el almirante Vidal Soberón les recordó a los cadetes lo indispensable de cumplir con la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos", y agregó que "las Fuerzas Armadas están comprometidas con las y los mexicanos, con su bienestar y con su seguridad".

El alto mando de la Armada de México les recordó a los cadetes que "el actuar de los soldados de mar obedece a un legítimo deseo de servir a la sociedad; jamás de proceder en su contra".

México vive dos versiones respecto a su actividad militar.

Una, donde mientras soldados y marinos capturen delincuentes, destruyan estructuras físicas y financieras de los criminales, o bien recuperen espacios perdidos, nadie dice nada. ¿Será que muchos lo ven como una obligación?

La otra, donde ante hechos como el ya famoso video de la tortura, se pone el grito en cielo, generalizando el actuar militar. Insisto, la tortura no puede aceptarse de ninguna manera y, por ello, los dos militares involucrados en el caso están detenidos desde hace meses, purgando una condena.

Los cadetes navales que desfilaron en su jura de bandera tienen plena convicción de que su esfuerzo al abrazar la carrera de las armas vale la pena. Sienten orgullo y coraje por lo que hacen, por lo que estudian y más allá, por el futuro que tienen por delante. Lo mismo sucede con los cadetes del Heroico Colegio Militar y los del Colegio del Aire.

¡Nada ni nadie les quitará esa convicción!

Creen en su país y eso no debe perderse de vista.

Cabo de Guardia

Ahora resulta que reconocer un acierto significa estar al servicio de alguien. Estos son nuevos tiempos y solamente los anacrónicos no lo entienden así.

El general Salvador Cienfuegos acertó al recordarles a sus comandados el pasado sábado que nadie dentro del instituto armado está por encima de la ley.

Acertó en ofrecer una disculpa a quien se haya sentido agraviado por el video de marras. ¡Ojo! En ningún momento Cienfuegos justificó o retrasó una acción legal o minimizó lo sucedido.

Demostró liderazgo, visión, pero sobre todo respondió a los nuevos tiempos.

Las fuerzas armadas suman más de 300 mil elementos. Realizan al año millones de operaciones contra la delincuencia.

Las autoridades civiles deben ya hacerse cargo de la seguridad pública. El problema es que nada están dispuestos a hacer por México.

jibarrolals@hotmail.com
@elibarrola

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.