• Regístrate
Estás leyendo: Voces ajenas al futbol mexicano
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 03:06 Hoy

Reseña

Voces ajenas al futbol mexicano

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Saber escuchar con atención voces ajenas al futbol mexicano se convierte en riqueza y enseñanza. Willie Gonzáles tuvo la oportunidad de tener como compañero de viaje en avión a Carlos Alberto Parreira. El brasileño fue director técnico de Sudáfrica en el mundial 2010. La pregunta obligada y expresa del mexicano hacia el entrenador, fue. “¿Qué le pareció la Selección Mexicana de Osorio?”.


La respuesta fue: “¿Qué hacía Rafa Márquez jugando como medio centro en México? 


Cuando lo vi no podía creer que todavía siga en la Selección pues es un veterano; después de tantos años. Es algo ilógico, y por eso ustedes no avanzan”. Aquí me detengo para hacer énfasis en lo que un conocedor de futbol, pero sobre todo alguien que maneja el sentido común, expresa: “POR ESO USTEDES NO AVANZAN”.


Con ganas de ponerle punto final al tema. Las personas ajenas a nuestra realidad suelen ver mejor las cosas, y están liberados para poder externarlas. Nadie los sofoca y nada les impide publicar su idea que además, es verdad. “Por eso no avanzamos”. Por culpa de una prensa que idolatra la antigüedad y por pensantes de pantalón largo que no se atreven a tomar decisiones coherentes pues desconocen los hilos finos del juego.


Por eso no avanzamos. ¿Por culpa de quiénes? Esta sentencia es un gran regalo para el futuro de nuestro futbol si realmente nos interesa avanzar. Fuera los compromisos comerciales por encima de los deportivos. Cada cosita en su lugar. Erradicar la idolatría al romance que sólo envenena y provoca retroceso, porque una voz ajena a nosotros nos acaba de decir: 


“Por eso ustedes no avanzan”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.