• Regístrate
Estás leyendo: Verdades simuladas, mentiras veladas
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 00:29 Hoy

Reseña

Verdades simuladas, mentiras veladas

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

El segundo lugar del Santos es una gran realidad que debemos apreciar y felicitar. Haber llegado a tal lugar no fue gratuito; se debe a todos, destacando Tavares. A partir de esta bella situación (lugar 2) acompañados de la derrota en Toluca, el análisis crítico debe existir sin fingir la verdad. Se percibe que las respuestas a preguntas incómodas, están salpicadas de simulaciones que pretenden convertirlas en débil verdad.

Esta postura no se admite ante el mensaje claro del lenguaje corporal, específicamente a través de la expresión facial. Aquí está la clave. La boca suele decir una cosa pero el corazón, la conciencia y la cara, no avalan lo que se externó verbalmente.

Pretender exponer verdades simuladas se transforma en mentiras verdaderas. No es crítico el momento porque el segundo lugar ayuda pero con simulaciones no se llega lejos, y el apoyo de la afición se pudiera retirar.

Sólo se pretende advertir con buena voluntad para conservar con lealtad tan interesante posición actual. Es idílico lo que se ha hecho en 8 jornadas. No pensábamos en tan agradable momento; nadie lo imaginaba. Por tal motivo, no hay que dejar que se escape esta simpática vivencia que puede huir con posturas falsas, apreciaciones envueltas de dudas y afirmaciones hasta irracionales.

No es sano maquillar respuestas cuando el momento es ideal. El plantel es limitado después de trece jugadores. Por lo mismo, es necesario jerarquizar bien quién es más eficiente para no alterar ni adulterar el orden de la efectividad. No permitamos que se filtre la duda con la intención de solapar o sostener lo no creíble. Lo derecho es más constructivo; lo torcido entorpece y estorba porque no facilita a la verdad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.