• Regístrate
Estás leyendo: Se fue el Capitán
Comparte esta noticia

Reseña

Se fue el Capitán

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Carlos solicitó cumplir un sueño, el promotor ofreció el repuesto y nadie puso “peros” para emigrar. La afición puede o no entender. Antes (Araujo) había salido, los dos centrales titulares todo el torneo ya no están, se fueron y la próxima competencia inicia en 16 días. 


Todo complicado con buena voluntad de por medio. El “agradecimiento” al Capitán fue palpable pero no deja de contener indicios de ciertas “cositas” no usuales.


¿Hasta dónde, el jugador (quien sea) tiene derecho a presionar o insistir al club propiedad de sus servicios, que pretende salir? En palabras de Izquierdoz, claramente dejó ver que Boca es mejor opción y pretende jugar Libertadores. ¿Era ése su sueño? Tenemos la necesidad de ser empático con las partes para comprender a todos.


Obvio, para el Club lagunero, debe haber ganancia económica esperando que en la cancha no haya pérdidas. 


Como proceso natural, se han ido muchos jugadores, todos, y la institución sigue en pie, ha vuelto a ser campeona porque los “repuestos” funcionan tarde o temprano. 


El trabajo sustancial caerá en Siboldi de saber hacer grupo, casi nuevo grupo porque los defensas centrales se han ido y de paso el capitán.


La historia breve o larga del Club Santos nos indica el camino. Citemos a Oswaldo, Jared, Rodrigo, Benjamín, Christian, Daniel, Matías, Agustín, Diego, y muchos más; usted añada nombres y apellidos. Todo ha mejorado o al menos sigue igual. No hay problema. El Capitán entregó, a su manera, todo lo que tenía, lloró y se comprometió. Su legado queda y otros están obligados a que su ejemplo permanezca y se palpe.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.