• Regístrate
Estás leyendo: Sabia derrota
Comparte esta noticia

Reseña

Sabia derrota

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Los que se han venido ilusionando por el bicampeonato de Santos, deben hacer una pausa, respirar profundo, observar, meditar, reflexionar mejor y reconstruir su concepto. Cuando la mente se tiene fría y bien acomodada, suele reorganizar sus pensamientos. Perder ayer en Querétaro debe tomarse como la última lección antes de presentarse en la liguilla. Otra vez, y que conste que no es la primera, Santos juega mal una buena parte del encuentro. 

Se compuso cuando ya perdía por dos.

Ser todavía tercer lugar general da confianza pero las malas reiteraciones molestan. Necesitaron estar en clara desventaja para apurarse, y eso, aunque parezca normal y plausible, no lo debe ser en quien hace abrigar gratas ilusiones entre sus seguidores. La decepción mayor podrá venir pero las malas actuaciones del campeón vigente, son el atrevido aviso de que lo muy agradable, difícilmente se repetirá. No es pesimismo; es penetrante observación de la actual realidad.

¿Qué deben hacer? Lo que gusten; pero hagan algo. Seguir con la misma alineación inicial, parece que ya cansó a los mismos jugadores. Querétaro los dejó jugar los últimos 25 minutos que fueron aprovechados para hacer tres modificaciones que en apariencia resultaron. Tal pareciera que algunos albiverdes están jugando “sobrados” como seguros de que lo que intenten, pronto aparecerá. Y no es así como se debe actuar.

Si hay madurez, esta derrota debe caer bien para replantear ideas, valores y conceptos. Es el mejor regalo antes de que los sustos grandes aparezcan. Bienvenido el descalabro porque exige mayor responsabilidad en todos, incluyendo a los que engendran la idea del “bicampeonato” porque tal idea, puede causar más daño que beneficio ya que es muy complicado ser dos veces campeón. Seamos más serios y agradezcamos la sabia derrota de ayer.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.