• Regístrate
Estás leyendo: Loco, lindo y vibrante
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 03:13 Hoy

Reseña

Loco, lindo y vibrante

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Hoy me permito transcribir lo que se publicó el viernes 11 de mayo pasado. Usted podrá ubicar perfectamente el contexto. Empecemos. 


“Anoche, otra vez Oswaldo abre el marcador, relativamente temprano, casi igual que el domingo pasado contra Tigres. El ex “San Agustín” adornó el gol con un lance para la contemplación. Cuando le ponen un balón exacto a Tavares, se le ocurre caerse, toman en desequilibrio a la defensa santista, centro con cambio de juego peligroso, y fácil gol amarillo. Pero la gracia divina deseaba hacerse presente. 


Lucha con fiereza de Lozano que Furch recoge, y desde muy lejos, se inspira y le avisa a Marchesin que se “ponga para la foto”. Gol dos primoroso por el tiro, por la estática y la estética.


Pero en el mismo primer tiempo todavía faltaba algo que Orozco no le había podido regalar a la afición. 


Detiene un penal. Casi increíble, ganándose el grito de “por – te - ro, por – te - ro”. Lindo y vibrante hasta ese momento. ¿Faltaban más linduras y expectantes emociones? Pues sí. 


Juego locamente divino, delirante, de grandes detalles, increíble el momento y pecaminoso meterle una santa goleada al América. Pero el placer bien valía la pena.


Peralta tuvo la ocasión de empatar a dos pero Orozco otra vez se puso a tono como recordándonos que el penal detenido había sido poca cosa; él estaba para más, inspirado. América ahogó a Santos los primeros ocho minutos del segundo tiempo. Pero el futbol no perdona y de repente, Abella centra y Furch la vuelve a meter. Era otro tipo de locura, de indescriptible hazaña recordando que la visita, por la vía del penalty, tuvo en sus manos el empate a dos. El 3 a 1 parecía ideal, magnífico, santificado.


Pero la locura, lo lindo y lo vibrante para la casa necesitaba otra travesura. Lozano tuvo la gran oportunidad de meter otro pero Agustín se otorgó el privilegio de lucirse. La culminación se dio el lujo de estrenar. ¿Estrenar qué? Otra proeza no usual porque quien entró de cambio, cuatro minutos después de ingresar, hizo el 4, con viveza y participación de Furch, quien anoto dos y colaboró en los otros dos. Para entender el juego de anoche, es necesario estar loco, saber hacer linduras con travesuras, tener la capacidad de asombro y darse a la tarea de vibrar. Gracias. Precioso regalo en día de las Madres”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.