• Regístrate
Estás leyendo: La fiesta de todos
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 21:59 Hoy

Reseña

La fiesta de todos

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

La conquista de la gloria provoca euforia. Los vecinos del mundo abren sus brazos a todos con un mensaje de hermandad porque la fiesta ya empezó. No hay dicha absoluta que no involucre cierta tristeza. La presencia de las distintas naciones marca el sendero adecuado para festejar el evento, celebrar, sin importar si hay derrota o victoria. 


Es casi obligatorio celebrar la fiesta porque nuestro derrotero es saber gozar, lo que suceda. Nuestro destino no es sufrir, al contrario.


La alegría de un pueblo, en ocasiones, depende del futbol, desgraciadamente. En el Mundial se proclama parte de la esencia del género humano. Podrá importar la estrategia, las habilidades individuales, las capacidades colectivas, el diseño de ejercer presión sobre el rival. Todo eso aparee en el campo. 


El desliz surge cuando tendemos a involucrar tanto un evento determinado con el bien estar personal.


La raíz de la felicidad la encontramos en nuestro interior. El Mundial nos sirve como máscara para regocijar el alma como sana costumbre que puede aparentar ser paradójica o ambivalente. El mundial parece invitarnos a tocar el cielo, con o sin fe. Como la fiesta es de todos, compartir la dicha es lo más recomendable.


Si el primer rival de Méjico es Alemania, el actual Campeón del mundo, el posible resultado podrá entristecernos. Antes de que eso acontezca, se recomienda pensar en la fiesta, después en el resultado. 


Lo fortuito difícilmente se transforma con un agradable envoltorio. 


El barullo de Osorio gesta miopía capaz de enloquecer. Mientras, que la alegría nos invada porque por encima de todo, se encuentra la fiesta que es de todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.