• Regístrate
Estás leyendo: La competencia exige todavía más
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 14:38 Hoy

Reseña

La competencia exige todavía más

Juan Gómez Junco

Publicidad
Publicidad

Partamos de lo siguiente: Monterrey ya aventaja a Santos en puntos. Sin conocer a ciencia cierta lo sucedido ayer pero haciendo lógicos supuestos, a este momento se puede suponer que hay otros dos equipos que también superan a los albiverdes. Aquí radica la exigencia de la competencia lo cual obliga a Santos a tener que ganar este domingo. Bendita presión que calibra al más apuesto para pedirle más.

La ignorancia insiste en involucrar a Pedro en el campo; él no juega. Participa de otra manera, en ocasiones, molestando más, estorbando, y poco aportando. No caigamos en las garras de los falsos paradigmas. El hasta antier lugar 2, jugando en casa, por todos los motivos contemplados, debe ganarle al lugar 15. Las posiciones muestran el obvio camino.

Las posturas de los entrenadores no se meten a jugar.No se trata de pronosticar ni presionar. El tema es simple. Si Santos pretende llegar muy lejos en el actual torneo, habiendo dado pruebas de sus fuertes capacidades, es el momento de apretar el paso porque otros ya lo están haciendo. Cruz Azul, con sus malas actuaciones y pésimos logros, es material a modo para demostrarle al país que este Santos tiene un destino gracioso que su historia nos hace el favor de recordar.

Lo que pretenda diseñar Siboldi debe estar ceñido al sentido común, no a la retórica engañosa. Debemos ver otra vez en la cancha la inspiración significativa de los capaces para aportar, de los que saben ejecutar “cositas” diferentes, más el complemento de la banca pero sin alterar conceptos básicos y simples que el propio plantel indica. Con respeto al rival pero sin ofrecer incongruencias, Santos debe seguir siendo el lugar dos porque la competencia va a exigir más.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.