• Regístrate
Estás leyendo: Análisis sin parálisis
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 14:40 Hoy

Análisis sin parálisis

Publicidad
Publicidad

El buen triunfo de Santos en la fecha inaugural provoca elementos, suficientes todos ellos, para analizar, detenernos, concluir, volver a empezar y continuar bajo una óptica distinta. El único jugador “nuevo” en el equipo titular del pasado domingo, fue “Gallito” Vázquez. Dos de cambio, Alcoba e Isijara, también lo son.

Y el plantel funcionó muy bien. Se ganó, se pudo perder, maravilló con 3 goles en el lapso inicial y haber anotado cuatro. Esto es un breve análisis.

Después del análisis, no debe venir la parálisis; al contrario. Una clara conclusión llega: tres jugadores de medio campo deben ser inamovibles siempre: Oswaldo, De Buen y Vázquez. Que no lleguen las tentaciones de meterle mano a esta realidad porque entonces la parálisis será dañina.

La parálisis podrá ser sinónimo de “stop” digital, para ver mejor, volver a revisar más cositas y luego continuar conforme los hechos al lado de resultados positivos.

Las tentaciones podrán llegar y son capaces de provocar parálisis, las que matan, y no son las del “stop”. Pensar en Lozano, destruyendo el triángulo antes descrito (VBM) podrá ser muy pernicioso. Con el afán de favoritismos, que siempre son enfermizos, habrá la idea de moverle algo a lo que funcionó aunque apenas haya sido un juego. No movibles son el Capitán, Araujo, Tavares y Julio.

Con los otros, podrán hacer lo que gusten porque en buenas condiciones, se supone que el recién llegado chileno, tendrá preferencia para incluirlo. Entonces, del análisis pasamos a la conclusión habiéndonos detenido en la reflexión madura. El que piense quitar a De Buen, será un soñador enemigo del Santos. No cuesta trabajo entender esta dualidad real. Una institución sin análisis serio y honesto, se provoca parálisis.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.