• Regístrate
Estás leyendo: A Santo Clós se le rompió la bolsa
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 03:14 Hoy

A Santo Clós se le rompió la bolsa

Publicidad
Publicidad

Vayamos de la imaginación a la realidad, del cuento lleno de ilusiones, al presente, de la dicha a la incomodidad, de la esperanza a la decepción. Recorramos el trayecto que dicen que Santo Clós hizo antaño para hacer felices a los niños; y como tal viaje lo ha realizado muchas veces, pues el desgaste natural ocurrió.

Resulta que en una de ésas, se le rompió su bolsa donde trasportaba los regalos.

En su recorrido se fueron quedando los regalos, se le caían sin poder recuperar ninguno. Mientras, Santo Clós intentaba afanosamente, convencer a los posibles beneficiarios, de los percances que le habían acontecido pero nada pudo calmar la tristeza de los niños. Imposible recuperar la credibilidad en el señor de los atractivos regalos, por más poderoso que haya parecido.

La gente estaba dispuesta a entender que sus afanes eran los adecuados pero algo no permitía pasar la incómoda y delicada línea de la confianza. Tenue y frágil, la falta de confianza provocó que la bolsa se rompiera, desaparecieran muchos regalos provocando molestias por las ilusiones perdidas. Volver a tener regalos satisfactorios, era ya imposible.

Los niños batallaron para aceptar su difícil momento teniendo las manos vacías, tristes y sin consuelo. Lo que antes habían gozado a raudales, poco a poco se convirtió en decepción. Admitieron su nueva realidad hasta que alguien les hizo ver que el tal Santo Clós, no existía. Como ya habían madurado, supieron asimilar el duro golpe. Cuando esos niños crecieron y se convirtieron en Santos Clós, supieron tomar las debidas precauciones para que no se les fuera a romper la bolsa de los regalos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.