• Regístrate
Estás leyendo: Noches sin noche y algunos días sin día
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 20:26 Hoy

Paisajes de la memoria

Noches sin noche y algunos días sin día

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

Sexto Piso ha puesto en circulación (México, 2017) este texto onírico de Michel Leiris cuya escritura, curiosa y originalmente, inicia hacia 1924, el mismo año de la aparición del Primer Manifiesto Surrealista de Andre Breton.

Es precisamente la teoría psicoanalista (o freudiana) de los sueños lo que le interesa a Breton y al surrealismo. En el prólogo de Phillippe Ollé-Laprune y en traducción de David M. Copé, se dice que Michel Leiris comenzó a anotar en una libreta sus sueños durante muchos meses como un procedimiento literario. No es un recurso nuevo: piénsese en Aurelia de Gerardo de Nerval, una obra estudiada por el grupo surrealista buscando la manera de liberar la imaginación y la conciencia de la vida misma. ¿Qué agrupa este libro?: la agrupación, en efecto, de las analogías y sus presagios: recuerdos, signos, vestigios, cielos, ciudades, personajes de la cotidianidad de la calle.

Michel Leiris perteneció el grupo surrealista. Forma parte, en su juventud, del grupo de la rue Blomet en torno a André Masson, un pintor parisino que también reunió a su alrededor a grandes poetas y músicos de la época. Eran, de acuerdo al prologuista "jóvenes coléricos (...) organizados para traducir en actos y en obras su descontento y rebelión. Descubren el mundo nuevo del inconsciente y Breton, Aragon y Soupault se dedican a animar el movimiento: ofrecen actividades del espíritu que conducen a "la emancipación y su meta es la de guiar a aquellos que así lo quieran a experiencias que rompan los límites de lo previsible y lo visible".

Más tarde Michel Leiris abandonaría al surrealismo sin problemas de ningún tipo y defendiendo siempre los principios de Breton y sus actividades. En la Revista "La Revolución Surrealista" llegó a publicar en casi todos los números.

El hecho de llevar los sueños a la literatura ha estado presente en muchos autores pero el modelo de Michel Leiris es sin duda Nerval.

Algunos datos de Leiris (1901-1990): estudió en París las dispares disciplinas de Filosofía y Química aunque le atrajo el jazz y la poesía. Conoció muy joven a Robert Desnos y escribió la novela Aurora. Ha sido considerado como una figura importantísima de la literatura francesa del siglo XX y su obra abarca por igual lo autobiográfico; realizó crítica musical y literaria, así como grandes contribuciones científicas.

No resisto dejar al lector de esta columna sin entregarle un fragmento (un buen ejemplo) de la obra onírica de Michel Leiris: "Duermevela / Un árbol co0n tres ramas (...) golpea en el cristal de mi ventana (...) un poco más avanzada la noche, un perro resulta en realidad un largo reptil de bronce cuyas púas, inclinadas como las de un puercoespín, atraviesan mi piel.

Traigo a la memoria un poema de O. Paz: "Hoy la higuera llama a mi puerta y me convida / ¿debo coger el hacha o salir a bailar con esa loca?"/

La vida es sueño, lo dijo Calderón de la Barca.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.