• Regístrate
Estás leyendo: Mundial y adrenalina
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 23:56 Hoy

Paisajes de la memoria

Mundial y adrenalina

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

Me interesó la opinión de un analista deportivo, psiquiatra de formación, que dijo en un medio radiofónico algo así como esto: a la afición mexicana, el papel de su seleccionado en Rusia ante Alemania, le dio 24 horas de adrenalina pura. Agregó que la afición se conforma de millones de personas entre niños, jóvenes y adultos. O sea: tranquilos todos aunque nos esté ahorcando la crisis y el aumento en el precio de los combustibles y demás, incluidas las campañas políticas.

El asunto no termina ahí y habrá que volver a la ingrata realidad, ya cuando el cuerpo no produzca la consabida adrenalina. Sólo 24 horas y a esperar a este próximo sábado aunque ya no sea igual. Baja la dosis porque desde el inicio se esperaba un triunfo sobre Corea, no sobre el poder Alemán.

Entonces los comentaristas de los canales abiertos ya comienzan a hablar del quinto partido y (por qué no) de disputar la final, situación que se torna difícil. Vi a un calvo Luis García discutirlo en foro abierto. Un José Ramón Fernández hablando sin que nadie logre ordenarle las ideas. Hubo quien opinó que siempre habían confiado en los muchachos del TRI. Total, puntos de vista van y vienen, vuelan.

En medio de un ambiente electoral los políticos tenían que llevar agua a su molino, lo escribo sólo para usar el lugar común. El candidato a la presidencia por el PRI, lanzó un spot en el que afirma que nada es previsible y que así como la selección mexicana le ganó a Alemania con el gol de H. Lozano (el Chucky) él ganará la presidencia del país.

Inmediatamente me asomé (debo apartarme de esa mala costumbre) a los memes que aparecieron en las redes, algunos de ellos muy de baja ralea, bobos y torpes.

Si se acerca a la verdad y si el dicho del psicoanalista tiene sustento (que sí es creíble) entonces la adrenalina salpicó también a los políticos.

En lo personal estaba viendo el cotejo en un elegante restaurante al que acostumbro ir desde hace muchos años. Pantalla gigante, sonido estéreo y demás. La gente celebró el gol y en la inercia, al hacer a un lado las viandas con chilaquiles o molletes, todo, o casi todo, se fue al piso como si estuviera ocurriendo un sismo de 6.7. Igual lo pensó una abuelita que sorbía de su taza de chocolate de navarra quien gritó ¡Está temblando, Dios! hasta que alguien le alcanzó a decir calmada, calmada, no pasa nada, esto se debe al gol de México... Y luego un hombre fornido luciendo la playera de la selección (casi todos los comensales la traían puesta) le dio una palmada en la espalda a la doñita del chocolate al tiempo que gritaba “Chucky para presidente; Ochoa ya es Dios”.

Ya no tuve más que quedarme a ver todos los 90 minutos más la compensación. Y vino pues la obligada salida: calles pletóricas y banderas por donde quiera. Autos lastimados los oídos con el mal uso del claxon. Gente corriendo eufórica ¡Viva México, cabrones! ¡Viva Osorio! “¡Viva Hidalgo y los héroes que nos dieron patria!”, grito un despistado de tal manera que un amigo de él, supongo amigo, le aclaró que faltaban unos cuantos meses para el Grito.

Y como, en efecto, nada está escrito en la vida mundana, sólo en los designios invisibles, ¿qué pasaría si la selección mexicana pierde los dos encuentros que le faltan? ¿De dónde agarraremos más adrenalina?

Un desgarrador panorama: pierde la selección, nada de quinto partido y el México bronco bien dormido, anestesiado.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.