• Regístrate
Estás leyendo: Los creativos del transporte urbano
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 22:12 Hoy

Paisajes de la memoria

Los creativos del transporte urbano

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

Definitivamente es indiscutible (así lo hacen saber las quejas de los usuarios de la tercera edad y la gente con capacidades diferenciadas) que el transporte público en todos lados es un bache y una deficiencia cada día más notable. Hay rutas que nunca se detienen, choferes malhumorados que van con la música a todo lo que da o que van, pese a que hay letreros prohibitivos, hablando por celular. Y los hay quienes cargan con la familia completa y hasta con el perico de la casa como en los domingos de paseo, por ejemplo. Me imagino a los pobres yendo y viniendo ochenta veces por la misma ruta, deben terminar con los ojos desorbitados.

Sucias las unidades y con la costumbre de la gente de sentirse privilegiada si ocupa el lugar del pasillo, se hacen de lado (como un gran favor) para que pase el otro al sitio que da a la ventanilla, es a veces un verdadero tormento aunque sean cortas las distancias.

Pero me pregunto a veces de donde proviene la creatividad de los vendedores de ideas y de los cantantes que desarrollan ahí sus creativos discursos.

Tuve compañeros en los talleres literarios que organizaban comilonas en sus casas para que los exigentes maestros no los corrieran porque nunca llevaban una decente cuartilla. Ésos que sólo aprovecharon su presencia ahí para escalar a cargos culturales burocráticos, envidiarían la originalidad de un muchacho rapero quien pidió permiso a un conductor de la ruta 72ª para de inmediato, luego de una breve introducción donde explicó que había estado recluido cuatro años por intento de robo a una tienda de una de las cadenas comerciales más grandes del país, se dispuso a cantar un tema de su autoría de los que, explicó, tiene un montón.

Se me ocurrió entonces dejar que corriera la grabadora de mi celular pero es tan pobre y humilde (me costó creo 300 pesos en el Oxxo), que sólo capté una parte. He aquí lo que recitó el joven, lo copio íntegro de mi aparatejo. Póngale usted el ritmo (piense en un rap) estimado lector: “Hoy voy a contarles una historia / grabada aquí en mi memoria (se toca la cabeza) de cómo ahora yo me siento en la gloria / antes no apreciaba la vida para nada pero hoy para mí es una victoria / mi libertad la tengo / Jesús no abandona / perdonó lo que yo fui / un animal que gracias a él ya razona / tendido en la lona por causa de la droga / una chela tras otra / oh, hermanos, mis hermanos / mi mente qué loca / mi fe era muy poca y mi esposa se fue con mi hijo / todo por culpa de la droga / oh, hermanos / oh, hermanos…”

Hasta aquí lo que grabé. Es lo creativo del transporte urbano: una historia trágica bailada como un rap.

jgsampe@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.