• Regístrate
Estás leyendo: Las lecciones de Arnoldo Kraus
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 18:22 Hoy

Paisajes de la memoria

Las lecciones de Arnoldo Kraus

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

En estos últimos años me he dedicado a informarme y a seleccionar lo que se edita y me llama la atención acerca del tema de la Bioética: la relación que debe alcanzar el médico con su paciente en lo que implique el sentido más humano. Los terapeutas estratégicos llaman “usuarios” a sus pacientes. He aprendido y cada vez más lo he logrado corroborar, que los trabajadores de la salud toman su neurótica distancia de la persona y de la enfermedad: “No hay enfermedad, hay enfermos”. Incapaces de auscultar a quien sufre, sólo diagnostican basándose en los síntomas que escuchan a una distancia de casi tres metros: “Dígame que le pasa...” / “Vaya a que le hagan los siguientes estudios aquí enfrente y tómese esto que le va a caer bien”. La consulta de un especialista ahora es más cara que los fármacos que se consiguen en las farmacias. Y si alguien no tiene la manera de estar afiliado a un sistema de seguridad social, todo empeora.

Autor de una considerable obra sobre la historia de la medicina y sus usos y abusos (ente otras “Decir adiós, decirse adiós” / “El tiempo Alzheimer” y “Cuando la muerte se aproxima”), he leído “Quizás en otro lugar” (Ed. Sexto Piso, México, 2016) y transcribo algunas líneas con las que me identifico sin ningún detenimiento: “[Kraus] es un estudioso del alma. Le gusta mirar adentro, muy adentro porque sólo allí es posible encontrar respuestas. Lo hace practicando el arte de la escucha, aprendiendo de esos grandes maestros que son sus enfermos, que acuden a él en busca de sanación”.

A la manera tradicional del estilo de un Oliver Sacks, en “Quizás en otro lugar” las historias clínicas no se quedan en expediente y número de folio: se convierten en fojas literarias, en una verdadera preocupación por saber qué descifrar, qué hay más allá de las palabras que pronuncia quien está sufriendo, esa persona de la que somos muy ajenos.

Entre el destino, la obsesión, el pensamiento de la muerte, la soberbia y los sueños, en “Quizás en otro lugar” se van abriendo los expedientes de quienes han dejado ahí su huella digital y sus miedos. Pero hay alguien que siente compasión y descubre una historia literaria, de vida. Son las palabras de Arnoldo Kraus.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.