• Regístrate
Estás leyendo: Inexploradas extorsiones
Comparte esta noticia

Inexploradas extorsiones

Publicidad
Publicidad

Varias veces me he preguntado cómo al hacer uso de los actuales avances tecnológicos, el hombre se ha adaptado y se las ha ingeniado para cometer lo que se llama, así de simple y llanamente una extorsión.

Me imagino que el lector hipotético ya conoce las formas y, con el tiempo y la malicia, habrá de tener defensa. Los ejemplos se multiplican: llamadas telefónicas, correos electrónicos redactados en un pésimo castellano Hasta de los supuestos bancos con aquello de "actualizaremos sus datos, envíe los datos solicitados"... Y otra más: "realice una transferencia en cualquier tiende de autoservicio a nombre de (...) o se entregarán los documentos que tenemos en nuestro poder a las autoridades correspondientes donde se le involucra en actos indebidos"... Son muchas las modalidades y creo que de algunos asustadizos ingenuos caen en el garlito.

Tengo el registro de una llamada así, me exigían algo a cambio de otro algo. Colgué y llamé al número que de facto viene en los celulares para denunciar esos casos. Me explicaron que eso se hace tomando al azar al usuario. Me dijeron que no respondiera o bloqueara esa clave Lada en este caso de Saltillo, Coahuila. Un choro de buenos minutos porque supe hasta la probable ubicación de la salida de aquella voz que dejó como a uno de los Hermanos Lelos personajes de los Polivoces.

Ahora redacto todo esto ya que hace un par de días se me ocurrió solicitar un servicio de comida rápida a un sitio hallado en la Internet.

--Papas y champiñones aparte --dije.

--Si no llega en veinte minutos el repartidor no paga -- me respondieron.

Nunca llegaron y yo mordiéndome las uñas del hambre.

Luego entró un mensaje de texto porque ahí habían registrado mi número casero. Me dijo la misma señorita que si ya había llegado el joven con el pedido. Le expliqué que no. Hizo una larga pausa y volvió: "hace poco lo asaltaron, espero que no le haya vuelto a suceder". Le insistí: "no llegó, no llegó".

Dijo ella: "vamos a investigar, tampoco nos responde".

Cualquiera sospecha, creo, así que colgué y me volví a meter a la página electrónica de comida rápida y todo parecía indicar que era segura.

Me salí a comprar una orden de tacos al pastor de la esquina más próxima.

Ya más tarde otra vez: "¿Llegó el joven y el pedido?".

"Olvídelo, no llegó", dije.

"Mire señor, lo tenemos ubicado: usted es responsable de lo que le pueda pasar a nuestro trabajador. Sería mejor que hiciera un deposito a tal cuenta o de lo contrario..."

Antes de colgar alcancé a escuchar "y no cuelgues porque te va peor...", hablaba la muñeca como las ardillas Chip y Dale.

Marqué a emergencias. Esperé el choro: "si insisten no responda...". Ok. Ok. Basta.

Necio abrí la misma página electrónica y me apareció una leyenda: "No disponible". Nada de lo anterior. Infiero que sólo la dejaron abierta mientras intentaban sacar algo de provecho. Nunca lo sabré.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.