• Regístrate
Estás leyendo: Editoriales independientes
Comparte esta noticia

Paisajes de la memoria

Editoriales independientes

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

El asunto no es nuevo. He conocido grandes editoriales independientes que han dado a conocer la obra de muchos creadores, poetas, novelistas, cuentistas, etcétera. El tema lo traigo ahora acá porque un auto nombrado investigador de temas que tienen que ver con la semiótica, argentino él por adopción, insiste e insiste cada vez que se se le da la gana o la oportunidad de abrir la boca, en afirmar que pobres de aquellos que editan su producción en fondos universitarios o de escasa difusión como, lo ha dicho, esas editoriales marginales.

Lo que entiende por marginal va quizá aparejado con lo que no tiene calidad, situación que se torna, en estos casos, terriblemente subjetiva.

Apenas recibí una lista de diez autores a quienes les rechazaron su obra y que buscaron afanosamente dónde darla a conocer. Sobra decir que se trata de títulos que ahora se editan y se reeditan porque se convirtieron en un éxito posterior.

Y es verdad, es un laberinto estrecho y complicado tratar de llegar a entender la llamada política editorial de las comerciales. .

Me satisface mucho el poder regresar, luego de un largo periodo, a tratar de producir libros rústicos, con acabados a mano como el armado de pliegos, el pegado y el cosido a mano, casi de la misma manera como lo llegué a hacer con el linotipo en su momento.

Así entonces y ante lo misterioso del comportamiento y la actitud de las editoriales que se van con el marketing aunque editen chatarra, deberíamos regresar al tiempo de El Mendrugo de Elena Jornada y rescatar lo que provenga de las propuestas de las independientes.

Y ahora entonces que estoy trabajando con un grupo de editores y diseñadores un tipo de libros muy especiales por su diseño, he creído en hacerlo con mi propia historia pobre guardada en un cajón del secreter desde hace dos años.

Punto uno: reescribirla será un buen ejercicio. Propósito que he de comenzar sin esperar el año nuevo. Ya, de ya.

Dos: editar trescientos ejemplares foliados sólo para mis muy allegados amigos y hermanos de la congregación de pastores a la que me he afiliado en lugar de hacerlo a un partido político.

Lo marginal, lo independiente no es sinónimo de mediocridad.

Tres: presentarla en una rueda de prensa pequeña entre Nescafé clásico de grano de altura y galletas de animalejos y finalmente esperar el comentario de uno que otro buen amigo.

Uno escribe para sí mismo, es verdad.

Pero que a uno lo tomen en cuenta doscientos reales lectores no tiene precio.

jgsampe@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.