• Regístrate
Estás leyendo: Connie Francis, una pasional voz de los sesentas
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 18:56 Hoy

Paisajes de la memoria

Connie Francis, una pasional voz de los sesentas

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

Lo que el lector tiene en sus manos es un extracto que yo mismo me di a la libertad de entresacar de la Revista “Dosfilos” 135 que recién acaba de salir de impresión. Lo ofrezco como un adelanto:

El mismo día que murió Eydie Gorme (el 10 de agosto de 2013), el experimentado cronista radiofónico, Héctor Martínez Serrano, (lejos, sin embargo de los conocimientos musicales de un Jaime Almeida) hizo un inventario, desde las cabinas de Radio Centro, en su programa “Buenos Días”, de algunas -pocas- voces extranjeras que se “atrevieron a entrar al mundo de la farándula en México”. Pensé, anticipadamente, que en un momento contemplaría no sólo a los intérpretes que habían acompañado a los compositores mexicanos, sino también a los intérpretes se conocieron en Latinoamérica cantando en castellano: las francesas Marie Laforêt o Sheila con sus éxitos “Volvamos al Amor” y “Los Reyes Magos”, respectivamente, pero no lo hizo. Menos le pasó por el recuento la referencia de la galesa Mary Hopkin y su clásico “Those Were The Days”, de la italiana Rita Pavone y su éxito “Viva la pappa col pomodoro /Sei la mamma”, la brasileña Elizabeth y “Soy loca por ti” o la italiana Gigliola Cinquetti y “No tengo edad”.

El locutor sólo hizo una vaga referencia a Connie Francis, preguntando al aire “¿Ustedes la conocieron?...” Héctor Martínez Serrano estaba casi ignorando a Connie Francis: a la imagen de una hoy consolidada nostalgia que creció en un momento en el que Elvis Presley estrenó “Jailhouse Rock” (1957) y Los Beatles lanzaron el “Please please me” (1963). Lo real es que Connie Francis se retiró de la vida pública, por su propia decisión, sin que no haya estado exenta de sobresaltos que la marcaron irreversiblemente.

Hija de inmigrantes italianos, Connie Francis (Concetta Rosa Maria Franconero, sólo un nombre real que pocos conocen y que no creo que importe demasiado) nació en Newark, Nueva Jersey, el 12 de diciembre de 1938. ¿Quién olvida la portada con su sonrisa y ese icónico moño blanco en el peinado de su LP “Connie Francis” que contiene el gran éxito “Invierno triste” y que la convertiría -definitivamente- en el símbolo juvenil de América Latina?

En un acto de justicia y reflexión, puedo decir que quizá sólo Caterina Valente fue la única cantante cuyo repertorio musical llegó a ser tan vital e importante como el de Connie Francis. En una biografía de internautas, no sé si autorizada o no por Connie Francis, hallé un dato al parecer muy conocido que la involucra con el intérprete de “Multiplication” Bobby Darin. El padre de Connie hizo hasta lo imposible para romper esa relación.

Lo cierto es que su discografía es casi infinita. El éxito de Connie Francis proviene sus baladas que ahora traemos de vuelta, escuchándolas en nostálgicas estaciones de radio.

En 1981 fue asesinado su hermano; tuvo fracasos amorosos y en 1974, en un hotel de Westbury, Nueva York, fue maltratada y violada salvajemente.

Entonces se sometió a un tratamiento terapéutico. La presencia (el fantasma) de aquél padre autoritario nunca le permitió ser feliz pese a los éxitos y el reconocimiento de un público internacional que se mantenía atento a ella.

El texto completo (vuelvo a anotar el dato) se halla en la Revista “Dosfilos 135” y a partir del lunes próximo podrán adquirirlo en la distribuidora de periódicos y revistas de Doña Mago, en el Portal Morelos.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.