• Regístrate
Estás leyendo: Aquí sólo ha pasado el tiempo
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 14:10 Hoy

Paisajes de la memoria

Aquí sólo ha pasado el tiempo

Juan Gerardo Sampedro

Publicidad
Publicidad

Estoy acostumbrado a escribir, luego de un # por las mañanas, una idea (generalmente la primera) que se me viene a la cabeza. La he intitulado “#Despuntaelalba” y en mi cuenta de Twitter debe ya de haber bastantes. No lo sé pero el solo hecho de buscarlas me provoca un sentimental de desasosiego. ¿Qué dije por aquellos días en los que las circunstancias me han sido absolutamente adversas? Volver hacia allá es como abrir mi cuaderno de notas y entonces “aunque nunca se olvida lo que nos ha marcado” también regresan los paisajes, las casas próximas y, sobre todo lo anterior, los amaneceres tristes que uno quisiera dejarlos mejor en el olvido.

Quién no haya tenido un instante de ansiedad que me diga cómo ha conducido su vida. Pienso que es algo impensable.

Hace años, muchos ya porque el tiempo pasa (lo escribió Ernesto Cardenal) igual que los autos de moda sobre las carreteras, dejé de interesarme por los asuntos políticos. Se ha dicho que no hacer política es hacer política. Verdad de Perogrullo. No importa.

Alguna vez pensamos, aquellos jóvenes idealistas de entonces, que el mundo podría ser diferente. No tiro por la borda aún la idea, la moneda aún puede estar en el aire. Pero sigo en la creencia que mis ojos no lo verán.

Estos días he regresado a leer y a releer loso textos de una antología de André Breton que van de 1913 a 1966, un año antes de su muerte.

Debo decir que “La confesión desdeñosa”, donde habla de Jacques Vaché, “el surrealista en mí”, casi lo he aprendido de memoria.

Ése es un escrito que modificó mi conducta:

¿Qué queríamos nosotros? Muchas cosas, idealistas de allá, pero ante todo transformar en mundo.

Comprendí, quizá un poco tarde, que mi única alternativa, la única que me quedaba, era entender cómo la existencia podría hallarse en otra parte. ¿Cómo la halló Vaché? En el ejercicio puro de la imaginación.

Me jacto de no haber expresado públicamente mi preferencia a partido político alguno. Mi vieja militancia en las filas del PCM me hizo creer que el sueño nunca terminaría. Pero terminó, lo dijo Lennon.

En efecto: aquí nada ha pasado. Mientras siga en la creencia que el futuro será mejor para los nuestros (no en lo inmediato) enviaré al aire este #Despuntaelalba y habrá de cambiar el mundo aunque ya nosotros no lo veremos. La respuesta, señor Bob Dylan, sigue en el viento.

En el viento, sí.

jgsampe@me.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.