• Regístrate
Estás leyendo: Mentirosos o confundidos
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 19:30 Hoy

Sin coincidencias

Mentirosos o confundidos

Juan Gabriel Valencia

Publicidad
Publicidad

Alguien miente con el fin de engañar o todos se engañan a sí mismos y en realidad no saben qué están proponiendo, ni conocen a aquel de quien dicen estar hablando en su nombre.

Trasciende la anécdota de lo dicho por Paco Ignacio Taibo II. “¿Quién chingados le dijo que somos nos?” La Frase es de él, en referencia a las declaraciones de Alfonso Romo, asesor y empresario en jefe de López Obrador, cuando dijo “no afectaremos” a los intereses de las empresas que han firmado contratos con base en la aplicación de la reforma energética. No es el exabrupto de un escribidor e intelectual orgánico del tabasqueño. Taibo representa no a Morena sino al lopezobradorismo originario, movimiento social que se gestó hacia 2003-2004 y que alcanzó su máxima expresión, mas no su término, con el plantón de Reforma en 2006. Taibo es de ese núcleo originario, de los que se creyeron la narrativa que confeccionaron para un movimiento moderno de masas cuyo liderazgo encontraba en López Obrador a su articulador pero que, en su base social, o al menos eso decían, implicaba una serie de causas históricas que AMLO encabezaría e instrumentaría desde el poder en el caso de ganar el gobierno.

Difícil saber si ese movimiento social junto con sus Taibo y adláteres está en vías de extinción o simplemente está en época de hibernación por táctica electoral. Taibo le dice a Romo, ante huestes de aquel movimiento social originario, “si le quieres hablar al oído a las trasnacionales, pues muy tu pinche gusto”. Textual, así se llevan. “¿A nombre de quién hablas?”, le pregunta a Alfonso Romo. Sería un error ver en este episodio un choque de personalidades. Es un conflicto real entre la verdad y la mentira de las que ambos personajes dicen ser voceros.

El caso de la reforma energética da para mucho en las señales ciertas o falsas que el lopezobradorismo ha enviado. Tan solo esta semana la presunta secretaria de Energía de AMLO, Rocío Nahle, le dice al Wall Street Journal que no dijo lo que dijo, quizá pensando en que los dichos de AMLO, repetidos por ella, podrían afectar los beneficios económicos de la reforma energética que Taibo y las bases sociales que dice representar el escritor rechazan en forma tajante en nombre de AMLO. Desde un punto de vista conceptual, no se entiende nada, aunque en términos electorales, como táctica funciona hacia un electorado que en realidad no está con ellos sino en contra de otros y que está en su luna de miel mental de un cambio, propio de una personalidad adolescente.

Lo mismo aplica a lo que han dicho y dejado de decir sobre la reforma educativa, el nuevo aeropuerto de Ciudad de México, las fuerzas armadas, la amnistía a criminales de todo tipo y giro de actividad conversos al Credo, ya no se sabe del movimiento social de Taibo o de los “fifís” aprendices de populismo, López Obrador dixit, como Alfonso Romo y su séquito de recién llegados.

Mienten o AMLO engañó a todos. Que responda el movimiento social que rechaza todo o los niños bonitos recién llegados que, dicen, cambiarán lo que solo en lo personal les conviene. La disyuntiva invita a seguir viejo consejo: ante la duda abstente.

valencia.juangabriel@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.