• Regístrate
Estás leyendo: La Asamblea Nacional y lo que sigue
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 10:36 Hoy

Sin coincidencias

La Asamblea Nacional y lo que sigue

Juan Gabriel Valencia

Publicidad
Publicidad

Es natural que para la comentocracia, y en general, para la opinión pública, la Asamblea Nacional del PRI ha resultado decepcionante. Si el valor y el mérito de la cosa pública es una variable dependiente de la avidez del escándalo, pues esto no ocurrió. Ninguna delegación abandonó masivamente su mesa de trabajo, nadie en la tribuna le mentó la madre al Presidente y a su círculo cercano, los candados de elegibilidad heredados del madracismo y de lo peor del PRI fueron eliminados, en la visión de futuro nadie planteó una perspectiva opuesta y menos incompatible con el rumbo emprendido en los cuatro años y medio del sexenio, se tocó el tema de la corrupción sin que alguien argumentara que es la solución, en singular y única a los grandes problemas nacionales, como plantean AMLO y el PAN. El método de selección de candidato a la Presidencia de la República quedó intacto, es decir, al arbitrio y discrecionalidad de la decisión de un Consejo Político Nacional, integrado uno por uno, nombre por nombre a imagen y semejanza de la decisión que tome el Jefe del partido, cuya autoridad quedó intacta e indiscutida. Hubo algunos perdedores temporales como son legisladores electos por representación proporcional que no podrían repetir por el mismo método. Jurídicamente, con un buen grupo de abogados, esa norma es insostenible y ya sabrán sus beneficiarios si asumen los costos políticos de una decisión de la Asamblea. Es su decisión y es su cálculo.

El PRI ganó con su Asamblea Nacional, aguda conclusión de Perogrullo, porque no perdió. En esta etapa es todo lo que necesitaba. Cabe subrayar, solo en esta etapa.

Sigue el Informe presidencial. ¿A quién se va a dirigir el Presidente? ¿A los que aceptan las grandes líneas de su desempeño y a la historia o a quienes les dicen a los encuestadores que no lo aceptan y que lo rechazan? Si hace lo primero, es la antesala para confirmar los márgenes de la decisión que le manda, pero a lo que no lo obliga ese segmento que dice estar de acuerdo, plataforma tan insuficiente como indispensable para competir en 2018. Si se dirige a los otros, no hay que ser un adivino del marketing político para pronosticar sus reacciones. Dígase lo que se diga estará la casa blanca, el socavón, la invitación a Donald Trump durante la campaña; la reforma educativa fue laboral, se entregó el petróleo de los mexicanos a manos extranjeras y nos siguen faltando 43. Fue el Estado, fuera Peña.

Hay poco tiempo y tienen que maximizarlo. Contrario a lo que diga Margarita Zavala, el PAN no le puede ganar a López Obrador porque su campaña contra el PRI dice lo mismo pero deslactosado, sin el carisma y el odio popular de un segmento de mexicanos que encarna muy bien el candidato de Morena.

Llegó el momento de conciliar en un nombre la rentabilidad electoral y la lealtad personal. Es hora para EPN de reunir en una decisión casi imposible, sus pasiones y sus intereses, que, entre otros, mas no los únicos, son los del futuro del país entero y no únicamente de la parte que odia al PRI en el ángulo de la historia del PRI que decidieron odiar.

valencia.juangabriel@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.