• Regístrate
Estás leyendo: Debate: ¿suma cero?
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:10 Hoy

Sin coincidencias

Debate: ¿suma cero?

Juan Gabriel Valencia

Publicidad
Publicidad

Gobernación anunció para enero, febrero y marzo de 2016 la realización del debate sobre la despenalización del uso recreativo de la mariguana.

Desde la resolución de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en favor de la producción de mariguana para el autoconsumo, como se esperaba, se han vertido opiniones a favor y en contra. No se puede perder de vista que la decisión de la Corte es en firme y por su nivel decisorio se encamina inexorablemente a convertirse en jurisprudencia, erga omnes, de aplicación general y no solo a los recurrentes de un amparo.

El poco afortunado llamado debate fue descalificado de antemano por algunos comentaristas de prestigio llamándolo "pendejadas" o "patrañas". El mal llamado debate puede ser eso. Se pueden equivocar sus objetivos y su realización. Está tomada la decisión del Ejecutivo de hacerlo y puede escapar con racionalidad y sentido común a las descalificaciones de sus críticos.

Ante la inminencia previa y después del voto de la Corte contra la prohibición absoluta de la producción de mariguana para el autoconsumo personal, muchos opinadores afirmaron que era muy saludable que fuera el Poder Judicial y no el Poder Legislativo el que resolviera sobre el tema. Afirmar eso no sé si era autoengaño o un ánimo politizado de engañar. Sabían perfectamente, si no peor, que la decisión de la Corte no se aplica ipso facto fuera de ella; requiere de un proceso de deliberación y elaboración de leyes ordinarias en manos del Poder Legislativo, es decir, de políticos —por eso fueron electos, por serlo— y de partidos políticos que los hicieron legisladores y que tienen registro en su condición de organizaciones políticas. Si los comentócratas químicamente puros quieren engañar, inténtenlo, pero esas sí son pendejadas y patrañas.

Es un debate necesario en muchos sentidos, siempre y cuando no se proponga la acepción común y parcialmente equivocada de que alguien va a ganar la argumentación y otro la va a perder. Ya está dicho casi todo. Faltan precisiones técnicas de carácter conceptual y prácticas. La premisa ya está puesta. Es la resolución de la Corte. Se pronunció contra la prohibición absoluta de la producción para el autoconsumo de mariguana. De otra manera, insistamos, se pronuncia por la intervención regulatoria del Estado.

¿Cuál debe ser el papel del Poder Ejecutivo Federal en este tema? Una postura en pro o en contra es impertinente y es extemporánea. Está encaminada la jurisprudencia tarde o temprano. ¿Qué puede aportar entonces el mal llamado debate? No es menor. Un conjunto sistematizado y ecléctico de puntos de vista sobre la operacionalización e instrumentación de la decisión del Poder Judicial. El cómo que concilie los intereses de los que son consumidores y lo que no y que traduzca en leyes ordinarias de aplicabilidad viable el sentido de la decisión del Poder Judicial. Tiene una magnífica oportunidad el Poder Ejecutivo federal de distanciarse de los ánimos de polarización política que han hecho de este país una porquería en el último año, para colocarse en el papel histórico de un facilitador y un aportante de una decisión legislativa que será un marco de referente fatal para liberalizaciones posteriores en consumos mucho más graves y más riesgosos. Ojalá prevalezca la razón de Estado por encima de convicciones personales en todas las partes.


valencia.juangabriel@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.