• Regístrate
Estás leyendo: Pensar León: identidades en movimiento*
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 19:56 Hoy

Los que están mirando

Pensar León: identidades en movimiento*

Juan Carlos Porras

Publicidad
Publicidad

La historia de León se cuenta en 500 años y algunos días más. No se tiene explorado con eficacia desde el año 900 d.C., menos aun del año 350 a.C. al 1500 d.C. Nuestra primigenia carta de identidad y pertenencia se pierde en el tiempo-espacio.

Es natural porque procedemos de una concepción del tiempo venida del judeo-cristianismo que inventó la noción del tiempo lineal desde el principio.

Dicho esto, se puede dividir nuestra historia en tres tiempos lineales si acudimos al amparo de la Mexámerica a Nueva España de Wigberto Jiménez Moreno. Luego a la transformación del aborigen de Norte y Sur de Anáhuac hasta la época de la conquista en el siglo XVI, que, se convierte en expresión nueva en la cultura al contacto con el hombre europeo. Es decir, Antonio Pompa y Pompa nos conducen a reconocer “el sentido mágico religioso del habitante del Nuevo Mundo al contacto con el impetuoso y audaz europeo, y con el sensible y emotivo africano, así como el enigmático amarillo en su mestizaje forman los perfiles de la auténtica expresión neoamericana de la cultura”.

Después, con la gesta de Independencia y su consumación, la Villa de León fue elevada a la categoría de Ciudad de León de los Aldama, dedicada a los hermanos Juan e Ignacio, el 2 de junio de 1830. Comenzamos a soñarnos como ciudadanos…

Tenemos entonces una expresión genuina que ayuda a congraciarnos con las expresiones culturales de la humanidad porque lo anterior sintetiza el acuerdo de las muchas razas. Bien lo dijo el historiador leonés aludido: “Los nuevos vientos no se modifican, pero circulan mejor a través de los viejos cuaces”. De allí que “la verdadera identidad es cuestión, de lo que somos y lo que hacemos. Debe incluir todo lo que heredamos de nuestros más remotos antepasados”. (Phillip Pullman: 2010).

La huella del hombre significa para quien obtiene su sentido de pertenencia. Más bien para quien lo desarrolla. Comparte su historial, de ida y vuelta, y vincula origen pero también estatus presente así como el final catastrófico que muchos de nosotros hemos pensado pero además engendrado por querer ser más que el otro.

El poder es lo que importa. Si se sostiene con el dinero, mejor. La educación se diluye porque no interesa demostrar que somos herederos de lo que se conoce como “el tercer hombre”. Este concepto histórico que “unifica los múltiplos de cultura que el hombre ha elaborado en toda la existencia de la humanidad”.

Al no tener noticia, por ejemplo, de nuestra familia directa, hablo de los simios y los gibones, por estos lares nos impacta de sobremanera que en un sitio lejano como Kenia aparezca un cráneo de 13 millones de años.

Nyanzapitechus alesi lleva por nombre, mejor conocido como Alesi individuo de Napodet.

Pero no interesa a la población del rumbo lo anterior porque su lejanía geográfica e intelectual es inmensa aunque la síntesis de todas las razas y de todas las expresiones culturales de la humanidad confluya.

El legado del Colegio de Tlatelolco (1536) establecido un siglo antes que la Universidad de Harvard educó a los hijos de los poderosos mexicas donde “se les enseñó a leer y a escribir en su propia lengua náhuatl y en español y latín”.

Los frailes franciscanos buscaron tener mejores cristianos que los viejos europeos. Uno de ellos, el Bachiller Alonso Espino hizo lo propio pero no logró del todo conquistar los corazones de los indios… Se perdió el mestizaje somático.

Se abrió entonces el aspecto mágico-religioso que hasta nuestros días ha influido en el marco político-social.

Perdimos entonces la oportunidad de tener una grandiosa expresión cultural elaborada desde el Bajío. De repente se nos diluye en León y su Zona Metropolitana “el acto de corresponder o pertenecer a un espacio vital”. Hoy nos consideramos ciudadanos del mundo, desvinculados de nuestra propia comunidad y de sus valores (Carlos A. Navarro Valtierra dixit).

Si antaño ser hombre del Bajío significaba ser hombre auténtico, para el leonés actual no le significa nada, pues bajo la tutela identitaria del himno secular La vida no vale nada de José Alfredo Jiménez se justifica a la pobreza y al sufrimiento y se impone la falta de respeto, “con cierta agresividad”. Quiero decir, el ejercicio del poder por el poder.

El cronista de la ciudad lo conceptualiza de manera tajante: Tenemos “una identidad: triunfalista, individualista, globalista, moderna, irrespetuosa a la autoridad en general, por sentimientos de igualdad”. Y culmina su reflexión con una frase lapidaria: “Temor al cambio”.

* El título corresponde a la Conferencia Magistral que el autor otorgará el martes 29 de agosto, a las 18 hs., en el Auditorio del Sindicato de Trabajadores de TelMex, c. Gardenia No. 545, col. Obregón, a invitación del Ateneo de León. Aforo libre hasta completar el cupo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.