• Regístrate
Estás leyendo: Reconciliación nacional
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 10:46 Hoy

Dato duro

Reconciliación nacional

Juan Carlos López Aceves

Publicidad
Publicidad

Desde hace tiempo, la sociedad mexicana se encuentra profundamente dividida, como quedó de manifiesto en el contenido de la reciente batalla electoral. Usted no me dejará mentir: en cada uno de los chats de los amigos y familiares quedó marcada la huella de esta división que existe. Entre aquellos que votaron por el cambio, encabronados por razones diversas, y los que cruzaron la boleta por la continuidad del PRI en el gobierno.
Afortunadamente, la guerra ha terminado. Espero que los amigos sigan siendo amigos y las familias no se fracturen. Que la armonía regrese a los chats y los memes destructivos y burlones dejen de circular. Sé que no será fácil ni pronto.
Pero más nos vale llamar a la reconciliación. Todos podemos habitar esta gran casa que se llama México. Pensar diferente y votar distinto no debe conducir a la exclusión ni al destierro de nadie. Todos tenemos una habitación y una tarea que hacer en este generoso país.
La historia nos dice que, hace seis años, el candidato presidencial del PRI ganó la elección, como lo anticiparon las encuestas. La diferencia entre Peña Nieto y López Obrador fue de 3.3 millones de votos. En total votamos 50.3 millones de mexicanos, para una tasa de participación bastante respetable, en términos de legitimidad, del 63% del Listado Nominal.
Mientras que en el Congreso de la Unión, el PRI obtenía 52 de 128 senadores y 212 de 500 diputados federales, convirtiéndose en la primera fuerza política en ambas cámaras, pero insuficiente para sacar adelante, de manera solitaria, las reformas constitucionales de gran calado.
¿Qué hizo Peña Nieto? Al segundo día de su mandato, el 2 de diciembre, firmó con los dirigentes del PAN, PRI y PRD, el Pacto por México. El 28 de enero de 2013 se sumó el PVEM a este gran acuerdo. La inclusión de las distintas formas de pensar generó la gobernabilidad que el país requería.
De acuerdo con las encuestas, se espera que López Obrador gane sobradamente la elección presidencial y Morena sea la primera fuerza en ambas cámaras del Congreso de la Unión. Vox pópuli, vox Dei.
Una vez concluida la batalla y tomando en cuenta el ambiente de confrontación que las campañas avivaron, ha llegado el momento de apagar la estufa y llamar la atención de nuestra clase política.
No será pronto ni fácil, porque primero el PAN y el PRI tendrán que resolver la lucha intestina que se avecina, para luego decidir su papel de oposición.
México necesita reconciliarse como nación. Necesita cerrar las heridas de su tejido social. Requiere un nuevo pacto político, por la reconciliación nacional.
La historia la escriben los ganadores.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.