• Regístrate
Estás leyendo: El voto fantasma
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 07:30 Hoy

Dato duro

El voto fantasma

Juan Carlos López Aceves

Publicidad
Publicidad

La Sala Superior del Tribunal Electoral Federal aprobó el pasado 18 de junio un resolutivo que puede generar una terrible confusión, al momento del escrutinio y cómputo del voto, en las 156 mil 851 mesas directivas de casilla, que se instalarán el próximo domingo en el país. Confusión que se puede trasladar a la sesión del miércoles 4 de julio, en donde los 300 Consejos Distritales del INE contarán los votos de las tres elecciones federales.

Si en la elección de 2012 el voto nulo se incrementó notablemente, debido a la tremenda confusión que provocó entre los electores la coalición parcial que el PRI pactó con el PVEM, restándole una enorme cantidad de votos al tricolor en los comicios de senadores y diputados, ahora la inédita renuncia de Margarita Zavala a una candidatura presidencial puede repetir la historia.

Resulta que el pasado 28 de mayo, el Consejo General del INE aprobó que los votos a favor de Margarita Zavala no fueran sufragios nulos y concluyó que los mismos tendrían los efectos jurídicos, de la votación recibida para candidatos no registrados. Al momento de la renuncia, el avance en la impresión de las boletas tenía un 43% y de 72% cuando se aprobó este acuerdo. Motivo por el cual y de manera atinada, el INE no detuvo la impresión para quitar el recuadro de MZ.

De acuerdo con el INE, voto marcado por Margarita y por otra opción sería un voto nulo, como lo señala el artículo 291 de la LEGIPE. Pero el acuerdo lo impugnó el PAN y la Sala Superior le corrigió la plana al INE, el 18 de junio pasado.

La ponencia de la magistrada Janine Otálora Malassis, presidenta del TEPJF, le valió 2 votos en contra y 4 a favor. Señala que la renuncia dejó a Margarita en calidad de fantasma: estará su recuadro en la boleta, los electores pueden votar por ella, pero no existirá jurídicamente para los funcionarios de casilla.

Para la Sala Superior, votar por Margarita y cruzar la boleta por otra opción es un voto a favor de Anaya, Meade, AMLO o El Bronco, según corresponda. No se anula, porque ella es un fantasma jurídico que deambula en las boletas.

El problema y la preocupación radican en que el acuerdo de la Sala Superior se aprueba cuando 1.4 millones de funcionarios de casilla ya fueron capacitados, colocando en el paredón de fusilamiento a uno de los principios rectores de la función electoral: la certeza, como argumentan Mónica Soto Fragoso y Felipe Fuentes Barrera, en su voto disidente.

¿Qué necesidad había de meterle ruido a un proceso que tiene ya un ganador?

A menos que un tsunami político sacuda al país, López Obrador está a 4 días de confirmar la tercera alternancia mexicana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.