• Regístrate
Estás leyendo: Pedro Aznar, conversación con un hito de la música latinoamericana
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 21:21 Hoy

Las posibilidades del odio

Pedro Aznar, conversación con un hito de la música latinoamericana

Juan Carlos Hidalgo

Publicidad
Publicidad

En el pasado Festival de Viña del Mar, uno de los grandes de la música argentina nos dejó pasmados haciendo una versión de “Zona de promesas” de Gustavo Cerati, en un dueto virtual voz e imagen salidas de con una pantalla gigante. Hace mucho que Pedro Aznar (1959), ese genio latinoamericano se encuentra en estado de gracia. Tal vez las nuevas generaciones no sepan que formó parte de la mítica banda Serú Girán con el inmenso Charly García, que lo eligió un monstruo del jazz como Pat Metheny para sumarse al grupo como miembro formal.

Se trata de un virtuoso multiinstrumentista que ha juntado a más de 50 mil personas para escucharle en una plaza bonaerense, que ofreció a la gente elegir el repertorio de una serie de shows de entre más de 160 canciones y que en más de 30 discos ha pasado por el rock, el jazz y la canción latinoamericana. El próximo noviembre visitará el Lunario del Auditorio Nacional para ofrecer una sesión íntima en plan de solista.

Conversar con un músico tan fino e inspirado, capaz de componer maravillas completas en un solo día, no es algo que ocurra con frecuencia. Su nombre forma parte de la historia musical del continente en un sitio de privilegio. A continuación un fragmento de una charla memorable.

Has publicado dos libros de poemas, musicalizaste en un momento dado poemas de Borges, quería preguntarte tu opinión acerca de los momentos en que literatura y música se cruzan y ¿cómo es la convivencia de estas dos disciplinas en tu obra?

Me gusta que hagas esta pregunta, porque en el disco que estoy haciendo ahora, estoy empezando a trabajar mucho más comenzando por la letra que por la música. Habitualmente, siempre fue trabajar a la inversa, componer la música y luego escribir sobre la melodía, ponerle encima las palabras. Una de mis canciones que quiero más, que es “Quebrado”, la compuse al revés, empecé a escribir un poema y a la mitad me di cuenta que tenía gran potencial como canción, que eso que se estaba diciendo podía dar una gran canción, entonces escribí la segunda mitad repitiendo la métrica de la primera para poder musicalizarlo y hacerlo canción y después escribí la música y me dio mucho gusto el resultado; siento que salió una canción tremendamente potente y que en realidad el que liberó el hecho creativo fue el poeta y no el músico, que se acopló a lo que el poeta quería decir y me gustó mucho. Es un poco parecido a musicalizar, recién mencionabas, a Borges, es como musicalizar a otro poeta en realidad, y creo que eso otorga una cierta libertad, siento como si una vez que el poema está escrito, la letra está escrita, me pongo a jugar con las palabras a ver que melodía sugieren y es un juego más libre que el tener que atar las palabras a una métrica que dicta la melodía. Tiene un sello muy diferente la música cuando surge así.

Una pregunta con dos lugares obligados: sólo te remites a temas de Serú Girán que cantabas tú ¿Te incomoda un poco que te pregunten sobre aquel grupo?, ¿Cómo lo ves a la distancia de tantos años? Y platicanos de tu estadía con Pat Metheny.

No me incomoda nunca, porque es una parte fundamental de mi historia como músico y además soy amigo de los otros muchachos y los quiero muchísimo; fue un momento en común de nuestras vidas que creo que todos recordamos, además es el mismo cariño que tiene la gente por la música de Serú, de ninguna manera me molesta. Con respecto a mi paso por el grupo de Pat, fue una tremenda experiencia, la mejor escuela que podía haber tenido; aprendí muchísimo en esos viajes interminables y fue un tremendo honor tocar con músicos de ese calibre, da mucha proyección internacional.

En comienzos de tu carrera, te reconocían esa gran solvencia técnica que siempre te ha acompañado, pero cierta parte del público y de los medios en aquellos momentos decían que eras un artista un tanto frio, ¿Cómo ha ido cambiando tu relación para con tus seguidores?

Sí, creo que esa idea, primero es una cosa de hace muchísimos años, de 30 años, yo era muy joven para entonces y estaba todavía buscando mi vocabulario, mi lenguaje artístico y en esa búsqueda siempre hay aciertos y desaciertos, eso por mi lado; y por la parte, más que nada de la crítica, que eran los que hablaban de estas cosas, había un cierto desconocimiento, no tenían los elementos para medir lo que yo estaba haciendo, porque era muy inusual. De alguna manera estaba adelantado a su tiempo y no lo supieron ver, no lo supieron entender. Hay una mezcla de las dos cosas, todavía a mí me faltaba madurar un montón de cosas, y la crítica no tenía elementos con que juzgar lo que yo estaba haciendo, y no podían imaginarse hacía donde iba.

El paso de los años trajo dos cosas muy importantes: una, madurarme a mí y la otra es que otros músicos empezaron a transitar por lugares que yo había transitado antes; entonces el territorio se hizo menos desconocido para los críticos y pudieron empezar a tener elementos con que juzgar. En cuanto a la gente; con ellos siempre hubo una relación de mucho cariño. Lo que pasa es que el público fue aumentando mucho con los años, se fueron sumando cada vez más personas y nuevas generaciones. Tengo la bendición de tener un público tremendamente amplio, en muchísimos países y que un poco cubre un rango muy grande de edades, estilos y tipos de personas.

Finalmente, ¿a partir de qué criterios te mueves para hacer un cover?

Tiene que ser una canción que me hubiera gustado escribir a mí; y a la vez una canción que yo sienta que le pueda hacer justicia estética. Esas son los dos principales características que coinciden; aparte mi gusto personal.

circozonico@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.