• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-10
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 09:52 Hoy

Las posibilidades del odio

2017-09-10

Juan Carlos Hidalgo

Publicidad
Publicidad

Estos días grises transcurren entre grandísimas estafas –muy bien tramadas- y pequeñas estafas que llevan a emplacar Ferraris en Morelos para no pagar tenencia. ¡Y el funcionario en turno quiere ser el Fiscal Nacional! El Presidente de la República presenta un informe con cifras y estadísticas sacadas de la tierra de la fantasía; además recurrió a una escenografía que semejaba un enorme ataúd. ¿Quién diablos lo asesora?

Y ahí vamos. Con la expulsión del embajador de Corea del Norte en México; una acción delirante con distintas posibilidades de interpretación, pero que rebaja aún más el coeficiente mental de nuestros gobernantes. En Estados Unidos casi un millón de dreamers han sido afectados por El payaso naranja. Lastimosamente, podríamos seguir con una lista larga muy pasada por agua (varios estados la han pasado muy mal con huracanes y tormentas).

Al cierre, continuamos sacudidos y preocupados por todos aquellos que sufrieron afectaciones por el temblor. La información fidedigna apenas irá fluyendo. Pero ante este panorama tremendo y terrible, ¿alguien podría criticar que nos colguemos los audífonos y partamos rumbo a esa maravillosa dimensión paralela? Porque la música jamás falla ni defrauda. Son muchísimas las alternativas para fascinarnos a través del arte de los sonidos y los silencios.

Además, atravesamos un momento álgido de la temporada en que se editan los álbumes que se esperan dominen el cierre de año tanto en ventas como en inclusiones en las listas de lo más destacado. La industria discográfica no deja de editar obras relevantes no exentas de desatar la polémica por diferentes razones. Echemos un vistazo rápido a alguno de los discos que han contribuido a que nos encontremos en uno de los momentos más candentes de la temporada en cuánto a música se refiere. Gracias a lo que nos hacen sentir, el mundo se muestra como un espacio menos nefasto de lo que es en realidad.


The National

Sleep Well Beast

4AD

Buena parte de la prensa especializada los considera una de las bandas de rock más importantes del mundo. ¡Y qué bueno que así sea! Los norteamericanos aglutinan una estética sonora de muy alta calidad con un discurso importante y coherente para con los tiempos que corren. No abren espacio para estupideces del tipo de: ¡El rock está muerto! Logran hurgar con inteligencia en la situación política de su país y el planeta entero, mientras también se preguntan por la vigencia de las relaciones humanas y las preocupaciones de todos aquellos que tienen hijos.

Han trabajado como nunca antes las bases rítmicas, a las que han agregado secuencias; han puesto a dialogar creativamente a la pareja de guitarras y los sintetizadores irrumpen en determinados momentos con detalles sorprendentes. Nadie negaría que hacen rock desde una perspectiva del adulto contemporáneo, pero sus canciones no pierden un ápice de la emotividad y épica que los caracteriza.

Sin duda, recomiendo “Day I Die” –una de las mejores canciones del año-, “The System Only Dreams In Total Darkness” y “Guilty Party; cada una posee sofisticación y magnetismo a partes iguales.

The National es una banda que ha venido creciendo gradualmente durante dos décadas a través de canciones muy emocionales y con gran poder narrativo; no en vano Matt Berninger –compositor y cantante- trabaja algunas de las letras junto a su mujer, Carin Besser, que se encargaba de la sección de ficción en The New Yorker. Precisamente sus poderosas imágenes hacen que “Carin at The Liquor Store” me parezca el equivalente musical de una pintura de Edward Hooper. Una expresión intrigante y hermosa del realismo… no sólo este tema, el álbum entero.


LCD Soundsytem

American Dream

Columbia

James Murphy es el hombre de la polémica. ¿Cuánta gente asistió a su despedida en el Madison Square Garden en el 2011? Artistas como Kiss y The Who recurrieron a la misma estratagema de la separación de la banda para provocar el lleno total… y lo lograron. ¿Era para tanto el enojo actual al descubrirlo? No lo creo.

Aunque otra andanada de críticas se despendió del hecho de que se trata del disco en el que las influencias de este dream team del electro rock se hallan más expuestas. Pero habría que acotar que desde su origen mismo el proyecto partió de la enorme melomanía de su líder y de su vocación como Dj y dueño de una disquera. A fin de cuentas, estamos insertos en la era del Homo sampler.

Murphy siempre ha expresado su gusto por Suicide –grupo de culto- y en general este es el disco más post-punk del grupo. Pero en lo personal celebro y destaco la presencia del sonido de Talking Heads, que en “Change Yr Mind” nos lleva al paroxismo. Algo hay también del sello sonoro de Joy Division y un recuerdo a David Bowie, quien le llamó para colaborar en el Blackstar y que se halla contenido en “Black screen” –el cierre enmarañado-. Habría que señalar que las similitudes entre “Call the pólice” y el estilo de U2 se antojan también algo exageradas y maliciosas. ¡Otro sainete de enormes proporciones!

No se trata pues del mejor disco de LCD, pero hay que agradecer que tenga su filón político y esa manera tan peculiar de hablar sobre el paso del tiempo y la manera en que le afecta a él como persona. Sobran las aristas interesantes y los motivos para estar en la vorágine mediática. Es intenso, ni duda cabe.


Nadine Shah

Holiday Destination

1965 Records

En su tercer álbum, la británica ha hecho una potentísima obra cargada de política y sentido social. No sólo se concentra en el tema de Siria y los refugiados, también pasa por la islamofóbia y una severa crítica tanto a legisladores ingleses –desatando una cacería de brujas so pretexto del terroriso- como al fascista que reside en la Casa Blanca.

Y lo hace con canciones que abrevan del post-punk, pero que también nos remiten al jazz y tienen su carga de electrónica. Hace canciones robustas y fieras en las que destaca su potente voz, rasposos riffs de guitarra y la irrupción del sax –que ella misma toca-. Lo que nos remite a los mejores momentos de P. J. Harvey. No son muchos los discos en los que fluya tan bién un discurso cargado de ideología y luzca pletórica la parte musical –el contrabajo es todo un lujo-. Beligerancia y exquisitez.

Epílogo saturado

Por cuestiones de espacio apenas y alcanzamos a tocar una tercia virtuosa, pero ya circulan también otras obras muy importantes y estimulantes de escuchar. Hay que darse una vuelta a los álbumes: Love What Survives de Mount Kimbie; A Deeper Understanding de The War on Drugs; Dark Days + Canapes de Ghostpoet; Painted Ruins de Grizzly Bear; Omnion de Hercules and Love Affair; Party in the Dark de Mogwai y La Síntesis O´Connor de los argentinos Él Mató a un Policía Motorizado. ¡Que la adversidad no nos derrote!

circozonico@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.