• Regístrate
Estás leyendo: La solidaridad
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 23:53 Hoy

A contrapié

La solidaridad

Juan Antonio Martínez Barrios

Publicidad
Publicidad

Dignas de todo elogio y reconocimiento son las reacciones y muestras de solidaridad demostradas por los mexicanos ante la desgracia sufrida por las víctimas del nuevo sismo que azotó el centro del país, sobre todo los estados de México y Morelos.

Llena de orgullo y emoción ver a los cientos de voluntarios sumarse a las tareas de rescate en las zonas de derrumbes al margen de condición socioeconómica, religión o colores partidistas. y surgen de todos lados ofrecimientos de particulares, lo mismo sus brazos que herramientas, unidades automotrices, hoteles, plantas generadoras de energía. En Jojutla, una de las ciudades más afectadas por el sismo, un hotel empezó a operar como albergue para los damnificados.

Así, las redes sociales se convirtieron en un medio eficaz y oportuno para demostrar la generosidad de la población ante la magnitud de la tragedia. Un particular tuiteó: “Amigos, tengo dos grúas de siete toneladas tipo hiab, si alguien las ocupa están disponibles sin ningún costo”. Otro particular mostró su sensibilidad: “Tengo 3 departamentos disponibles en Satélite, para afectados por el sismo, sin costo alguno, favor de difundir, manden mensaje” y un número telefónico.

Uber anunció que extendía su horario de viajes gratis en la Ciudad de México “hasta las 6 de la mañana” de este miércoles. Hasta el empresario Carlos Slim comunicó por la misma vía que “Telcel ofrece llamadas, SMS y datos gratis en todo México ante la emergencia por el sismo”.

Google México ofreció: “Ponemos a disposición de usuarios y organizaciones nuestro localizador de personas de Google”. El hospital ABC de Constituyentes está recibiendo pacientes en urgencias sin costo”.

La petición de una televisora:

“Se le pide a la población abrir sus candados de wifi para que personas que se encuentren bajo escombros puedan comunicarse”. El reconocimiento a las docentes de una primaria: “Las maestras se pusieron a cantar con los niños para que no se asustaran tras el terremoto en la Ciudad de México”. El grito de no rendición: “Y en la penumbra absoluta en la colonia Roma, tras el sismo, la gente grita ¡Viva México!”.


jamb612003@yahoo.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.