• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 19:58 Hoy

Entorno Empresarial

Zonas Económicas Especiales

José Santana

Publicidad
Publicidad

El tema de las creación de las Zonas Económicas Especiales, recientemente anunciado por el Presidente de la República y del que dimos cuenta en nuestra entrega anterior, es asunto de especial relevancia por cuanto representa un mecanismo de apoyo para elevar o sacar de la marginación en la que se encuentran más de 20 millones de habitantes que representan la sexta parte de la población nacional que tienen el índice más alto de pobreza y por tanto el menor nivel de desarrollo de México.

Esta es una propuesta que se ha tardado más de 50 años en cristalizar y que en su momento fue citada tanto por Banco Mundial como por el Banco Interamericano de Desarrollo, en la que nos hablaron del nivel de marginación social de estas regiones del Sur-Sureste de México.

En realidad no nos han dicho algo que no sepamos y, en todo caso nos han recordado que tenemos una tarea pendiente más de elemental sentido de responsabilidad social para aquellos marginados de todo proceso de desarrollo, que viven su propia realidad que lacera y que todo mundo sabemos en México. Lo que hace falta es poner auténticamente manos a la obra para apoyar estas regiones que comprende los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y parte de Michoacán y Veracruz.

El concepto de desarrollo como le conocemos no tiene que pasar necesariamente por destroncar su cultura e imponerles la nuestra, sino debe ser un proceso que respete su identidad cultural. Debe ser un proyecto que eleve sus niveles de bienestar para arraigarlos en sus comunidades mediante iniciativas de comercio justo para que sean capaces de agregar valor a sus productos en un ambiente de equilibrio y sustentable en su propio medio.

La iniciativa originalmente se orienta a la creación de tres zonas económicas especiales de las que ya dimos cuenta sobre su distribución geográfica. Nuestro mejor deseo es que no se quede en un intento más de buena fe para enarbolar una bandera política sexenal que se sume a aquel fracasado Plan Puebla–Panamá en tiempo de Fox y de otros proyectos de desarrollo para la región del Istmo de Tehuantepec, sino que sea un elemental sentido de justicia social largamente demandado por los habitantes de esta región y de otras más en nuestro querido México que ojalá se concrete.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.