• Regístrate
Estás leyendo: Reforma energética
Comparte esta noticia

Entorno Empresarial

Reforma energética

José Santana

Publicidad
Publicidad

Mucho se ha dicho y escrito sobre la reforma energética y se le ha bautizado como la madre de todas las reformas; pero para que sus expectativas se concreten, varias cosas deben de hacerse previamente.

México está pasando por momentos complicados desde hace algunos años a la fecha por dos temas relevantes que a veces se reconocen pero luego se olvidan, y a los que no se les ha dado solución de fondo: La pobreza y la inseguridad.

La primera requiere de otra reforma, más relevante y sensible que todas las demás; una profunda reforma social que debería haberse hecho antes de la energética, laboral, hacendaria y cuantas otras en esa larga fila. Tarea pendiente, sumamente sensible y sumamente complicada. Debe partir del reconocimiento absoluto de que es imperativo atender esta bomba de tiempo producto de las desigualdades y de la cada vez más abismal brecha entre los que tienen mucho y los que no tienen nada. Ninguna reforma energética o de otra índole por más que parezca promisoria podrá funcionar si no hay paz y estabilidad social… y no la hay.

La inseguridad galopante que por más que se disimule y se diga que disminuye, el monstruo sigue ahí. Ningún inversionista arriesgará su dinero para invertirlo en alguna de las muchas oportunidades que la reforma energética parece traer, si no se resuelve primero este delicado tema.

¿Quién querría invertir en Pemex cuando sus pasivos y plantillas laborales andan muy por encima de los estándares internacionales? Nadie. La solución está en proceso de implementarse en el corto plazo. Los pasivos laborales que representan los jubilados y pensionados se convertirán en deuda pública. La plantilla laboral deberá ser reconvertida hacia una mentalidad empresarial y medirse con niveles de competitividad con los que se mide a los trabajadores de empresas privadas. Se trata de cumplir estándares internacionales si se quiere generar un Pemex competitivo. ¿Y el sindicato? Bien gracias, estará a la orden de lo que dispongan los que mandan. No querrán seguir los pasos de la Gordillo, pues una vez rasurada la vecina ya tienen sus barbas remojando.

Aún nos quedan muchas tareas por resolver con prontitud y bien, si queremos que las reformas rindan buenos frutos en los tiempos por venir.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.