• Regístrate
Estás leyendo: Unanimidad
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 17:20 Hoy

Cartas oceánicas

Unanimidad

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

En un campeonato sin dueño, Francia se apoderó del pasado, presente y futuro del Mundial: su camiseta tiene una historia bien zurcida en el pecho, su estilo se adapta a las circunstancias del día a día, y su emergente figura, un muchacho de 19 años al que le falta crecer, puso de cabeza la Copa del Mundo en los octavos de final. La selección francesa consiguió algo que no había podido decretarse desde que se inauguró Rusia 2018: unanimidad. Es el único cuadro con pinta de campeón. Su juego, que respeta los principios más clásicos de la antigua Francia, clase, elegancia, y velocidad; logró evolucionar al asumir los riesgos de la juventud: rebeldía y revolución. El equipo que arrulló a Mbappé, maduró en plena competición. Meses antes de que el chico naciera, los franceses ganaron mucho más que un Campeonato del Mundo en París. Aquel estupendo grupo encabezado por un genio heredero de argelinos, representó con exactitud los sentimientos de un pueblo que avanzaba como siempre, y antes que ninguno, a la nueva composición social europea. Francia, jugando con mucha alegría y sentido de nación, logró identificar bajo la piel de su uniforme a futbolistas de procedencia tan diversa como enriquecedora. La generación del 98, constituyente, promovió un legado más humano que deportivo, convirtiéndose en el equipo más audaz, admirado y emblemático de la época. Hay muchas sensaciones de aquella Francia en esta, empezando por su entrenador, Didier Deschamps, de percha napoleónica y galones a través del tiempo, funcionó como albacea de la gran herencia que hoy reciben sus jugadores. Francia tiene todo lo que una selección necesita para triunfar: libertad, igualdad y fraternidad. Más que un equipo, parece una nación jugando al futbol.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.