• Regístrate
Estás leyendo: Trece hombres en pugna
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 06:31 Hoy

Cartas oceánicas

Trece hombres en pugna

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Tres italianos, dos alemanes, dos portugueses, un holandés, un polaco, un brasileño, un argentino, un boliviano y un qatarí serán la pieza humana del sofisticado VAR. Encerrados en una bóveda conectada a los estadios dentro del Centro Internacional de Televisión en Moscú, los ojos de estos trece jueces vigilarán los partidos del campeonato. Desde que en 1930 el uruguayo Domingo Lombardi pitara el inicio del Francia (4) vs México (1) en el campo de Pocitos, Montevideo, el arbitraje influyó de manera determinante en las Copas Mundiales. Llena de tiranos, mártires, villanos, ricos, pobres, grandes y pequeños, dioses y fantasmas; la historia del futbol se enriqueció con ese dramatismo que ofrecía la injusticia, logrando convertir este juego en un perfecto simulacro de vida. El arbitraje era perfecto, precisamente, por su imperfección. Pidiendo a gritos el uso de la tecnología, el VAR de Rusia 2018 promete darle al futbol una póliza contra todo riesgo. Gobernado por un consejo y abriendo al público las puertas del tribunal, el árbitro emitirá un laudo digital: ha sido mano, lo dice la máquina en Moscú; pobre Maradona. En el poco tiempo que hemos convivido con el VAR, los aficionados no hemos alcanzado a odiarlo. Será difícil culparlo de algo, en todo caso, lo culparemos de arrebato: veremos si esa tecnología que nos entrega equidad evitando la desgracia, modifica nuestra percepción del juego. El gran misterio del VAR no es técnico, sino histórico. Su oficialización desacredita aquellas historias que nos enseñaron el futbol como un lugar inexacto y por lo tanto, único. De cualquier forma, tengamos identificados a esos trece hombres que hablarán al oído con nuestro viejo árbitro de negro, quizá necesitemos alguien a quien culpar.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.