• Regístrate
Estás leyendo: Madrid primero, España después
Comparte esta noticia

Cartas oceánicas

Madrid primero, España después

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Por encima del Mundial, la selección española, sus aficionados, la Federación, los jugadores y la madre que parió a todos ellos; está el Real Madrid. Ese fue el mensaje de poderío que lanzó al universo su presidente Florentino Pérez, al confirmar la contratación de su nuevo entrenador: Julen Lopetegui, un hombre que parecía sensato a horas de dirigir una Copa del Mundo. Por donde se le quiera ver, el anuncio es una nota discordante. Chocante desde cualquier ángulo, con la buena educación de una institución centenaria que ha sido valorada, precisamente, por el respeto a todas las instituciones. El Real Madrid no ha sido institucional, mucho menos ejemplar. Tampoco Lopetegui, cuya norteña y agrícola prudencia a prueba de indiscreciones, le convirtieron en tipo de enorme credibilidad. El equipo más influyente del mundo jugó sus cartas, fichó un técnico con posibilidades de salir campeón mundial, pero al mismo tiempo, lo colocó frente al abismo: cualquier error de Lopetegui o desconcierto en el ánimo de su selección, un cuadro muy bien afinado, será imputado a la soberbia impaciencia del Real Madrid. Dicho en otros términos, muy de moda en la política española, el Madrid no actuó como un patriota. Queda por confirmar la madurez del grupo de futbolistas que dirigirá Lopetegui en Rusia 2018. A lo largo de un exitoso proceso, la selección española no había mostrado una sola fisura en su sólido conjunto. Esta noticia pone a prueba el temple de un equipo que arranca el campeonato con un entrenador que decidió saltar al futuro de manera sorpresiva antes de jugar el Mundial. Pero en España, como en muchos países de Europa, los clubes están muy por encima de las selecciones. Si quedaba alguna duda, el Madrid lo dejó muy claro.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.