• Regístrate
Estás leyendo: Los fundadores
Comparte esta noticia

Cartas oceánicas

Los fundadores

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Con la Champions en ebullición, un viejo rumor que corría por las plantas nobles de los equipos más poderosos de Europa volvió a ronronear en los despachos: algunos de los presidentes de clubes más influyentes se habrían reunido para revivir la idea de la Superliga europea. La información publicada por Football Leaks, causó inusual e inmediata reacción en los presidentes de las distintas Ligas europeas, principales afectadas, lo que confirma la posibilidad de una especie de organización encubierta formada por 11 equipos autodenominados como los “fundadores”: Real Madrid, Barcelona, United, Bayern Múnich, Juventus, Chelsea, Arsenal, PSG, City, Liverpool y Milán.
Todos ellos parecen dispuestos a dinamitar la Champions como causa secundaria, porque en realidad su objetivo central, consiste en presionar a la UEFA para conseguir un reajuste en la distribución de los ingresos.

En términos prácticos, los once equipos que más venden en el mundo, creen tener el derecho para definir cómo y cuánto dinero se reparte en el futbol europeo de clubes. En el fondo del proyecto, hay un enorme recelo de los clubes contra el futbol de selecciones nacionales, cuya innovadora Liga de las Naciones, supone compartir con mayor riesgo y frecuencia el activo más importante de los equipos: el jugador de futbol.
La idea de una Superliga europea semanal entre los 16 mejores -hay que agregar en ella al Atlético, Dortmund, Inter, Roma y Lyon-; es un titulo colindante con las Ligas Nacionales, cuya relevancia, calendario y consistencia, serían trastocados. Una competencia regular entre estos 16 clubes no es una mala idea, pero es mejor idea la Champions League. Desde su nacimiento, el espíritu de la Copa Europea fue integrar, no discriminar. 

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.