• Regístrate
Estás leyendo: Las mil y una noches del Barça
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 18:57 Hoy

Cartas oceánicas

Las mil y una noches del Barça

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

La vida en el Barça transcurre con Messi de la mano, el único jugador que en nuestra época puede proponerle a los tiempos de nuestros padres y abuelos. Messi no reclama un sitio en la historia junto a Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona, lo ocupa. Y si el Barça avanza con Messi, el futbol pasa por el Barça. El único equipo también, que podemos proponer a los tiempos del Scratch, la Naranja Mecánica y el Milán de Sacchi. Ayer, el Barça de los alquimistas, futbolistas que encierran su esencia en envases pequeños, volvió con sus viejas fórmulas para embrujar a un rival que parecía invencible. Derrotado en casa, el Madrid encara la etapa decisiva de todas sus campañas: Liga, Champions y Copa, sabiendo que el Barça no solo vive, sino que fue capaz de abofetearlo dentro del Bernabéu. Un golpe anímico fortísimo. El arbitraje, discutido ayer en las dos áreas y ese inútil fanatismo cibernético que enreda socialmente al clásico y sus protagonistas, impiden a muchos admirar el legado de este equipo al juego. Descompuesto en el último año, el futbol del Barça evitó a pesar de su defensa desvencijada, las ocho columnas que desde hace tiempo esperan en las rotativas. La prensa mundial está preparada para imprimir la noticia de su extinción y sin embargo, sigue existiendo. Gracias a Messi, pero también a Iniesta. Capacitado para liderar junto al argentino la transición que se le ha encargado a Martino y quizá a Neymar. Todavía un extraño en este cuadro y todavía, también, un simple aprendiz de Messi e Iniesta. El Barça vive y lo hace porque es un bien hereditario, patrimonial, orgullo de nuestra época. Inventó una forma de jugar y mientras sus alquimistas conserven la fórmula, vivirá mil y una noches más.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.