• Regístrate
Estás leyendo: La sociedad deportiva
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 12:06 Hoy

Cartas oceánicas

La sociedad deportiva

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Sin importar el color del régimen, el deporte fue utilizado como propaganda en tiempos de Guerra Fría, y un cálido ungüento social entre guerras. En cada lado de la cortina, comunistas y capitalistas entendieron que resultaba más barato, y si cabe el término, más humano, lanzarse atletas antes que lanzarse bombas a cielo abierto. Con la caída del muro la carrera olímpica terminó, y el deporte empezó a tener diferentes responsabilidades como salud, educación y familia. 

Desde finales del siglo pasado promover los valores deportivos antes que sus competencias, ha sido prioritario en los países más desarrollados: por cada ciudadano sano y educado, hay una posibilidad de medalla. Elevemos esta fórmula a la millonésima potencia y entenderemos mejor los medalleros olímpicos. El reto deportivo de nuestro país, no está en los Juegos de Tokio 2020, ni en los de Paris 2024. En ambos, las delegaciones y medallistas serán abanderadas y recibidos por el Presidente López Obrador, a su gobierno, corresponden estos Juegos; pero el éxito de su política deportiva no puede, ni debe, ser medida en ellos: para el deporte de alto rendimiento, consecuencia visible de una sociedad deportiva, seis años, son poco tiempo. 

El profundo cambio de régimen que plantea, tiene que impactar de lleno en el deporte mexicano. Salud, educación y convivencia, son los ejes centrales de un auténtico movimiento deportivo. Las medallas olímpicas, son un gran orgullo, pero más orgullo será, ver un México educado y sano.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.