• Regístrate
Estás leyendo: La grandiosa fragilidad del Real Madrid
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 11:10 Hoy

La grandiosa fragilidad del Real Madrid

Publicidad
Publicidad

Pocos equipos en el mundo son capaces de recorrer con tanta velocidad el estado anímico que separa a la victoria de la derrota como lo hace el Real Madrid. Encadenado a la grandeza, cualquier otro resultado que no le permita vivir el futbol desde lo más alto, lo sumerge en una depresión. Incomparable hace unos meses, inaceptable meses después; el Madrid convive todos los días de su vida con la dureza del triunfo. Una vez alcanzado y tantas veces repetido, no existe misericordia alguna que le proteja de un resbalón. Esa crueldad con la que se juzga a los ganadores, es tan implacable como su naturaleza ganadora: el Madrid nunca perdona, su entorno tampoco. A eso se ha acostumbrado y esa es su principal tradición. Encumbrado por una racha de dos años en la que consiguió ocho títulos sobre diez disputados, dominando a los principales clubes del mundo, este equipo dirigido por Zidane se encuentra un momento vulnerable. De esa grandiosa fragilidad, cuya dimensión solo es superada por el enorme dolor de la víctima, hacen presa los medios, aficionados, rivales y la opinión pública en general. El aplauso del Bernabéu es tan escandaloso como su protesta, es un estadio delirante. Cuestionado al grado de la sospecha, el entrenador enfrenta un camino sin escapatoria, y cuando ganar, es lo único que parece importar, el deporte deja de ser importante, porque entre muchas otras cosas, el deporte está hecho de derrotas. Historias como las de Real Madrid, que han hecho del arrojo, el coraje, y la entrega para salir adelante de situaciones límite un ejemplo de superación, son necesarias para alimentar el espíritu deportivo de cualquier competidor. Pero esta misma historia, repleta de éxitos y exigencias, apenas deja espacio para la humildad.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.