• Regístrate
Estás leyendo: La campeona más hermosa del mundo
Comparte esta noticia
Domingo , 15.07.2018 / 14:42 Hoy

Cartas oceánicas

La campeona más hermosa del mundo

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Tímida, cansada y muy callada, vestía el uniforme tricolor. Lucía una joya colgando del cuello que le iluminaba el pecho. Acababa de levantar más de 200 kilogramos de peso y sin saberlo, su disciplina premiaba el esfuerzo de millones de mujeres mexicanas, que también, en solitario, acarrean cubos de agua entre la sierra, cargan con los niños al colegio, sostienen familias enteras, llevan la responsabilidad de sus comunidades y levantan con las manos el futuro de un país que para salir adelante necesita de ellas. La fuerza y el carácter de la valiente mujer mexicana podía leerse en las llagas olímpicas de Soraya. Sus pequeñas manos, ásperas y heridas, acariciaban con cariño ese pedazo de oro que nos deslumbraba tanto. México empezó a cambiar un poco aquella noche de septiembre en Sídney. No eran los ojos tristes de esa chica, ni su ronca voz sincera, tampoco era su pelo corto ensortijado, su cutis seco, o su corazón calado en piedra, la parte más hermosa de su cuerpo: la impactante belleza de esa mujer estaba en sus manos. Eran las manos más hermosas que habíamos visto. Tenían los nudillos reventados, las palmas moradas y los dedos cubiertos por callos, vendas y resina blanca: nuestra preciosa campeona olímpica estaba estigmatizada por el sacrificio. Entre la soledad y la desigualdad, el deporte logra traducir la complicada vida diaria en una noticia destacada; ahí está su milagro. Por cada una de estas historias que hacen del sacrificio una fragua de oro, plata o bronce, hay una deuda pendiente que nuestras atletas se han encargado de hacer más evidente. Fueron tus manos, Soraya, las que nos recordaron en vivo cuánto sufren y luchan todos los días nuestras madres por hacernos mejores mexicanos y volvernos hombres de verdad.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.