• Regístrate
Estás leyendo: De Zubieta a Lezama por toda la orilla
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 10:59 Hoy

De Zubieta a Lezama por toda la orilla

Publicidad
Publicidad

Por 65 millones de euros Guardiola convirtió al central Aymeric Laporte en el segundo defensor más caro en la historia del futbol, y la inversión de mayor calado en la del City. Criado en Francia, pero formado en la escuela de Lezama, el traspaso de Laporte, de ascendencia vasca, simboliza el ciclo vital de un organismo que depende de su arraigada política agraria: el Athletic Club de Bilbao -último equipo rural-, vive de lo que la tierra produce. No se trata de un jugador histórico, aunque su figura viene troquelada con la tradición de los defensores cuajados en los barrios de barro norteño. Laporte de 23 años, lleva la piel etiquetada como los recios centrales vascos. La mayor operación financiera del Athletic en más de un siglo, representa el éxito de una marca: sus futbolistas tiene denominación de origen. En ese círculo virtuoso, crianza, producción, formación, venta y reinversión; el Athletic tiene mucho que enseñar. Fue otro central vasco, Jesús Garay hace 57 años, el que impulsó el crecimiento de San Mamés. Fichado por el Barcelona en aquella época, el dinero de su traspaso sirvió para construir una nueva tribuna en el viejo campo bautizada como “Tribuna Garay”. Su venta, que enfureció al aficionado, suavizó el ambiente al incrementar en más de 4 mil asientos el cupo del estadio para ciudadanos de Bilbao. Ahora, con el ingreso de la venta de Laporte al City, el Athletic se permite comprar al jugador más caro de su historia: paga 32 millones de euros -generando riqueza a su eterno rival la Real Sociedad de San Sebastián-, por el central vasco Íñigo Martínez criado en la escuela de Zubieta; a 145 kilómetros de Lezama. En esa franja de terreno entre Lezama y Zubieta, se esconde la gran reforma del futbol: la agraria.

josefgq@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.