• Regístrate
Estás leyendo: Alexa: ilusión óptica
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 23:18 Hoy

Cartas oceánicas

Alexa: ilusión óptica

José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo

Publicidad
Publicidad

Durante el verano del 2016 las redes sociales mexicanas se volvieron la peor noticia de los Juegos Olímpicos al señalar sin educación, ni conocimiento, a una portentosa atleta que cuatro años después, se convertiría en una de las mayores promesas de medalla rumbo a Tokio 2020.

Indignante trending topic en aquel momento, la reacción que tuvieron las mimas redes cuando este fin de semana Alexa Moreno ganó el bronce en los campeonatos mundiales de Doha, fue irrelevante en comparación con la audiencia que generó el desprecio. La lección que deja el caso de nuestra mejor gimnasta es escalofriante: el honor no mueve tantas pasiones como el rencor. Cuando una sociedad desprecia con ahínco, pero frente a la ejemplar victoria no reconoce con grandeza la belleza de la historia; es una sociedad dominada por las apariencias.

El enorme problema de las redes es que sin ser un país, creen serlo o representarlo. Por fortuna, no todos los mexicanos son usuarios, ni todos los usuarios viven en el anonimato. Pero los medios de comunicación y el deporte en general, han dado demasiada importancia a un nuevo régimen de opinión e información que enreda más de lo que socializa. Las redes sociales son vistas como un poder absoluto, más por su inmediata capacidad de destrucción, que por su inicial y prometedor fundamento humano.

Moreno, una gimnasta de enorme fortaleza física y mental, subió al podio junto a grandes campeonas cuyas figuras estelares y estereotipadas, apenas permiten ver el dolor y sacrificio que llevan en su interior por alcanzar el éxito. La lucha de Alexa fue triple: abrirse camino como gimnasta, triunfar como mujer en México, y abolir los estándares de la ignorancia en un deporte donde lo que se ve, no siempre es lo que se juzga.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.