• Regístrate
Estás leyendo: Naufragio en Veracruz
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 05:19 Hoy

De paso

Naufragio en Veracruz

José Luis Reyna

Publicidad
Publicidad

Una de las entidades federativas que ilustraría un modelo de ingobernabilidad casi perfecta es Veracruz. Sobra enumerar los ilícitos que en ese estado de la República se cometen de manera cotidiana para deducir que sus instituciones se han colapsado. La ausencia de Estado permite que la inseguridad, la corrupción, el atropello a los derechos humanos y la impunidad naveguen viento en popa. Javier Duarte, el gobernador de la entidad, no resuelve los problemas; por el contrario, los complica. Ha sumido a ese estado de la federación en el caos.

Se ha pedido iniciar un juicio político en su contra. El primer obstáculo, sin embargo, ya lo salvó: el Congreso local, de mayoría priista, lo ha exonerado. No se consideró la crisis de inseguridad que envuelve a esa entidad del país ni la malversación de fondos que, durante su gestión, ha tenido lugar. La Auditoría Superior de la Federación calificó al gobierno de Veracruz (es un decir) como el de "peor ejercicio fiscal en 2014". Y seguramente 2015 volverá a tener tan deshonrosa calificación. Una de las instituciones afectadas por la descomposición del gobierno estatal es la Universidad Veracruzana, que depende de fondos públicos. Se le adeudan 2 mil mdp, que significa que sus funciones de docencia, investigación y difusión de la cultura se han paralizado.

La cúpula priista se ha pronunciado ante tan sinuoso gobernante. El presidente del PRI declaró hace poco que "hay que corregir en Veracruz todo aquellos que se hizo mal". Y el coordinador de los diputados en San Lázaro se concretó a decir "quien la hace la paga". Esto explica por qué el actual candidato del PRI a gobernador se promueve con una publicidad que excluye el logotipo del partido tricolor. En la entidad que desgobierna Duarte hay 5.5 millones de votantes, una de las fuentes más caudalosas en el país. Por esta razón, el grado de dificultad es muy alto para que se le enjuicie en San Lázaro. Para el partido en el gobierno es menos costoso protegerlo que enjuiciarlo, pese al enorme descrédito que le ha abonado a su partido. Se elevaría la probabilidad de perder esa enorme cantidad de votos.

El reclamo de la sociedad veracruzana alcanzó su climax estos últimos días, al conocerse la agresión sufrida por una joven menor de edad por cuatro júniors que pertenecen a la oligarquía de la entidad. Pese a que el caso tuvo lugar el año pasado, la denuncia se hizo recientemente y ha sido el motivo que ha lanzado de nueva cuenta a una parte de la sociedad a las calles. La juniorcracia (Los Porkys) en acción ante la mirada indiferente, y muy probablemente cómplice, de la autoridad.

Los jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca y Papantla, entre otros municipios, que empata con el modus operandi de la policía de Iguala y Cocula en relación con los normalistas desaparecidos en Guerrero es otra prueba de la profunda crisis de seguridad que se vive en las tierras veracruzanas. Y es una prueba también que insinúa que los cuerpos de seguridad están coludidos con la delincuencia organizada. Veracruz es uno de los casos donde se visualiza con mayor claridad el colapso de las instituciones. No es la única entidad, pero lo que ahí ha pasado le permite ocupar un sitio emblemático en el cuadro del descrédito nacional.

Veracruz muestra la descomposición política que vive el país. No se puede ser indiferente ante ella. Sería indeseable que Duarte continúe "sus funciones" en el Servicio Exterior, como su antecesor.

jreyna@colmex.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.