• Regístrate
Estás leyendo: Ganó el México de abajo
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 18:48 Hoy

De paso

Ganó el México de abajo

José Luis Reyna

Publicidad
Publicidad

La abrumadora votación por AMLO indica que ganó el otro México: el de los desposeídos, el de los vulnerables, el de los que menos tienen. Triunfaron, para tener un espacio mayor en esta sociedad desigual que habitamos. Es muy probable que tengan una oportunidad mayor, como nunca antes. No se dará de la noche a la mañana. Será una larga caminata. Pero el primer paso se ha dado.

Sin duda hay obstáculos para reducir la pobreza y la desigualdad. Las élites mexicanas son poderosas y tacañas. Pueden apoyar al nuevo régimen, como lo han expresado, pero no sin dejar de lado sus intereses. No será fácil destruir las casas blancas y menos aún ocultar las atrocidades del Estado, como Ayotzinapa. Esta elección histórica despertó al “México profundo” (Bonfil).

La sociedad mexicana, la ciudadanía, triunfó. Se manifestó como nunca antes en la historia electoral del país. Dos de cada tres mexicanos votaron. Uno de cada dos se orientó por el cambio (53%): 30 millones de votantes. Triunfó la democracia pese a que los mexicanos le guardaban cierto escepticismo, que manifestaban su decepción por ese régimen de gobierno (datos de Latinobarómetro). Sin embargo, no hay que perder de vista que el tamaño del triunfo equivale a una enorme responsabilidad. Esos 30 millones han transitado de la pasividad a la participación; por tanto exigirán.

La abundancia participativa enterró cualquier intento de fraude: se legitimó, por tanto, el triunfo. Ojalá sea el fin de la compra de voluntades. Que sirva de elección para aquellos que confían, con despensas y tinacos, arrancar el voto ciudadano. Esta elección, con el nivel de participación exhibido, robustece a nuestra democracia e invalida, por lo mismo, la coacción del voto.

Esta elección demostró la ineficacia de tantas falacias divulgadas. Reiterar que votar por AMLO era una regresión, un paso atrás, un rencuentro con el autoritarismo y una imitación de la tragedia de Venezuela. Pedir el “voto razonado”, tan insistentemente y por tantos, implicaba subestimar a la ciudadanía. El voto “no razonado” lo compartían 30 millones de mexicanos que estaban dispuestos a lanzar a México al despeñadero. Estos mexicanos se identificaban con la saña de Maduro, con el genocida nicaragüense Daniel Ortega, entre otros. El supuesto para pedir “el voto razonado” tuvo como base una ciudadanía ignorante, dispuesta al sacrificio del “bienestar” obtenido con tal de castigar a los malos gobernantes. El propósito, empero, era descalificar al candidato que enarbolaba la bandera del cambio cuya propuesta, según ellos, estaba llena de absurdos y ocurrencias. La sociedad mexicana creció, pero no maduró todavía. Tuvo el talante suficiente para inclinarse por otro camino. Una victoria presidencial en 31 de las 32 entidades federativas, no las tuvo, proporcionalmente hablando, ni Obama. Fue el colapso del régimen actual.

La ciudadanía ha madurado, en gran medida por la inmodestia y la indiferencia de una clase política, ahora reducida. Ya tiene noción de lo que quiere pero, sobre todo, esa ciudadanía empezó a saber lo que no quiere. La elección del 1 de julio es un parteaguas que plantea múltiples retos e incertidumbres. Esto apenas empieza.

jreyna@colmex.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.