• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-11
Comparte esta noticia
Miércoles , 15.08.2018 / 02:59 Hoy

De paso

2017-09-11

José Luis Reyna

Publicidad
Publicidad

Haiga sido como haiga sido” es un principio central de la teoría política mexicana contemporánea. Una posible traducción señalaría que es bueno lo que cayó y no importa como haya caído. Calderón la hizo máxima y, pese a las resistencias encontradas, sobrevivió un sexenio. Su iluminación teórica, sin duda, trasciende. Anaya, presidente del PAN siguió esa premisa para enfrentar al priismo con tal de oponerse, entre otras cosas, a la designación de un fiscal a modo del que se supo tripulaba un potente automóvil registrado en una dirección del México marginal. Pero antes de eso, ya no tenía posibilidad de ser. El titular de la PGR, por razones políticas y morales, tenía cerrado el paso para ocupar un puesto de vital importancia para la vida democrática de este país. Que no haya llegado, “haiga sido como haiga sido”, es una buena noticia no solo para Ricardo Anaya, sino para la sociedad mexicana harta de tanto agravio.

El todavía presidente del PAN arremetió contra el priismo y ganó una batalla mediática. Abanderó y consolidó la consigna que un fiscal guardaespaldas legal no tiene cabida dentro del funcionamiento de nuestro pulcro sistema político. Es necesario resaltar que sin un fiscal autónomo e independiente del poder político, este país seguirá consumiéndose en la corrupción y en la impunidad. Tan fue importante el desplante Anayista, que el priismo le puso bombas de alto calibre en su camino: el objetivo era demostrar que un político que abandera la lucha contra la corrupción también estaba envuelto en ella: se ofreció como prueba los haberes de su familia política. Es probable que el panista haya perdido puntos. Pero, al final de cuentas, para la opinión pública se impuso su postura que hace eco en la sociedad: no es saludable designar a alguien que cubra las espaldas de aquellos que cometieron o presuntamente incurrieron en actos indebidos en su paso por la función pública.

Se tiene la impresión, no sin fundamento, de que la administración presidencial actual (no se diga las anteriores) sufre ante la simple idea de transparentarse, de rendir cuentas. Su refugio de siempre ha sido la opacidad: ese remanso de paz para vivir tranquilos. Un fiscal autónomo resquebrajaría su zona de confort. Haría peligrar todo aquello obtenido, a la buena o a la mala. Una fiscalía independiente del poder y vinculada con el interés de la sociedad tendría facultades tales como llamar a cuentas a todo aquel funcionario, incluyendo al presidente, para aclarar presuntos actos indebidos. Si en Brasil, Perú, Guatemala o Panamá, entre otros países, se ha encarcelado a ex presidentes o los tienen bajo juicio es por el simple pero trascendental hecho de que en su estructura judicial opera una fiscalía autónoma.

En el V Informe presidencial, Peña Nieto hizo una vaga alusión al problema innegable de la corrupción de la administración pública. En buen momento apareció ese reportaje de Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción, donde se argumenta que el gobierno federal desvía fondos por medio de universidades públicas (La estafa maestra). Un fiscal independiente les quitaría el sueño a muchos. Ese fiscal, inexistente todavía y sin fecha para nombrarse, causa terror
y zozobra.

jreyna@colmex.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.