• Regístrate
Estás leyendo: Tres de tres
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 10:10 Hoy

El Santo Oficio

Tres de tres

José Luis Martínez S.

Publicidad
Publicidad

El cartujo ensaya una sonrisa, se mira en el vidrio de un aparador y los pelos se le erizan: en vez de alegría, su rostro refleja desesperación y espanto. Parece una copia gore de El grito, de Munch. Baja la cabeza y se aleja de prisa. De nada le sirve, en todas partes tropieza con réplicas de la infame imagen, por doquiera observa personas en la misma condición, con la cara alterada por la euforia, la amargura o la exasperación ocasionadas por el triunfo de Andrés Manuel López Obrador el 1 de julio.

En este clima, el intercambio de invectivas entre los defensores y detractores del virtual presidente electo enturbian el aire y dejan poco espacio para los argumentos. “La crítica y el diálogo (…) siempre enriquecen la conversación”, dice Adriana Malvido, tiene razón y el monje eleva sus plegarias para hacer de esta idea una realidad en vez de seguir fomentado el encono y el fanatismo a través de los medios y las redes sociales.

La terquedad anula la polémica, la posibilidad de discutir y, tal vez, de lograr acuerdos. Las 50 medidas de austeridad y contra la corrupción de AMLO, por ejemplo, deben seguir siendo motivo de análisis y debate, como hasta ahora, y no dogmas de fe, como pretenden algunos. La número 44 dice: “Las compras de Gobierno se harán de manera consolidada mediante convocatoria, con observación ciudadana y de la oficina de transparencia de la ONU” y la 45: “Los contratos de obra de Gobierno se llevarán a cabo mediante licitación pública con la participación de ciudadanos y de observadores de la ONU”.

Al revisarlas, la politóloga María Marván Laborde, con inocultable ironía, advierte en su columna del periódico Excélsior: “Se habla de invitar a observadores de la oficina de transparencia de la ONU a vigilar las compras y los contratos de obra de gobierno. Esta oficina no existe. Supongo que los encargados de establecer comunicación con dicha oficina son los mismos que pactaron con el Vaticano la participación del Papa en la pacificación del país o quienes dijeron que el EZLN estaba con López Obrador”.

¿Está equivocada? Si es así, sería conveniente un desmentido rotundo por parte de AMLO o sus voceros, sustentado en hechos, en pruebas fehacientes de la existencia de la dichosa oficina de la ONU. El monje exige saberlo para llevar ahí sus quejas sobre la opacidad en el monasterio. “¡Dónde está la maldita oficina!”, grita enloquecido.

El arte del engaño

Gerardo Herrera Corral, uno de los más brillantes físicos mexicanos, ha escrito El azaroso arte del engaño (Taurus, 2018), sobre el uso y el abuso de la estadística en los más diversos ámbitos del quehacer humano. Examina las fronteras entre el azar y el error, entre la verdad y la mentira, y afirma: “Se puede engañar sin mentir abiertamente, es decir, sin dar información falsa. Esto ocurre con frecuencia, por ejemplo, en la estadística, cuando se oculta información, se dan datos parciales o se ofrecen interpretaciones sesgadas”.

En una entrevista, el reportero Héctor González le pregunta si el engaño es inherente a nuestra naturaleza. “Sí —responde—. Las pruebas psicológicas indican que en una conversación de 10 minutos, 70 por ciento de la gente miente tres veces. El engaño es natural al ser humano”.

El monje piensa en estas palabras al leer la plática de Ricardo Monreal con Ariadna García en el periódico El Universal. Al referirse a la relación de AMLO con los legisladores de Morena, el político zacatecano dice: “Andrés va a instalar una relación de respeto con Morena, pero no se va a convertir en el líder o en el jefe real. Establecerá una distancia normal, una separación normal, dejará que Morena haga su trabajo, pero no confundirá el ejercicio de gobierno. Por eso no hay preocupación. En las cámaras actuaremos con responsabilidad y trataremos de no utilizar la mayoría, salvo cuando sean asuntos por el bien de la patria”.

Por el bien de la patria, Monreal engaña sin mentir: AMLO no se va a convertir en líder de Morena, ya lo es; en ese árbol, lo sabe él y lo sabemos todos, no se mueve una hoja sin la voluntad de su creador y no existe nadie capaz de oponerse a sus decisiones.

Sería bueno saber cuánto duró la entrevista con Monreal para comprobar las cifras de Herrera Corral sobre las mentiras, en una de esas se queda corto.

Confrontación apocalíptica

La abultada multa impuesta por el Instituto Nacional Electoral a Morena molestó a López Obrador, quien de inmediato la juzgó “una vil venganza”. Luego, más tranquilo, bajo la lluvia, en el patio de su casa de transición en la colonia Roma, únicamente le negó sustento jurídico, la calificó de draconiana y la atribuyó a la mala fe y actitud facciosa y conservadora de los consejeros del INE. Eso sí, consciente de su inminente condición de presidente electo, dijo todo esto “de manera cariñosa y respetuosa”.

El conflicto seguramente será resuelto por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien en una de esas le quita la sanción a Morena, mientras tanto queda una impresión: el INE es el primer organismo autónomo en la mira del próximo gobierno, dispuesto a seguir polarizando para justificar errores y allanar el camino en la construcción de su proyecto, el cual incluye cambios constitucionales en el próximo Congreso.

Los populistas —dice Jan-Werner Müller— siempre encuentran enemigos “y preparan al pueblo para nada menos que lo que presentan como una suerte de confrontación apocalíptica”.

Queridos cinco lectores, desde la lluvia y la melancolía, El Santo Oficio los colma de bendiciones. El Señor esté con ustedes. Amén.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.