• Regístrate
Estás leyendo: Una banda de limpieza social
Comparte esta noticia

Vidas Ejemplares

Una banda de limpieza social

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

En 1971 se estrenó la película angloamericana A Clockwork Orange (titulada en México Naranja mecánica), producida y dirigida por Stanley Kubrick. La cinta es una adaptación de la novela homónima de 1962, escrita por Anthony Burgess.

Dos escenas del filme causaron controversia dentro y fuera de Reino Unido. Una de ellas, donde el personaje Alex DeLarge (Malcolm McDowell) y su banda de drugos golpean brutalmente a un mendigo borracho. La otra, en la que Alex mata a una anciana con la escultura de un falo.

Ancianos, niños y mujeres son considerados grupos vulnerables que los delincuentes en general y asesinos seriales en particular eligen, precisamente, porque representan un menor riesgo que atacar a varones en plenitud de sus facultades. A estos grupos se han unido los indigentes.

La banda rusa Los Limpiadores contribuyó con algo más que un grano de arena para que los individuos en situación de calle hoy teman la presencia de cualquier desconocido.

Entre 2014 y 2015, la pandilla, integrada por Pavel Voitov, Elena Lobacheva, Artur Narcissov, Maxim Pavlov y Vladislav Karataev asesinaron a más de 15 personas en Moscú, eligiendo a indigentes alcohólicos, sobre todo los que estaban fuertemente intoxicados.

La pandilla atacaba a sus presas en áreas previamente estudiadas que carecían de cámaras de circuito cerrado. La motivación del grupo fue el deseo de “limpiar” las calles de Moscú de “basura biológica”, como denominaban a la gente sin hogar.

En esta sociedad delictiva sobresalió Elena Lobacheva, quien se hizo llamar La Novia de Chucky, quien desde niña se identificó con el personaje de la cinta de terror estrenada en 1998.

Tras su arresto, Lobacheva señaló: “Apuñalar al azar el cuerpo de un ser humano y verlo morir me proporciona una sensación comparable con el placer sexual”.

Lobacheva, quien fue condenada en octubre de 2017 a 13 años de prisión, era una admiradora del también ruso Alexander Pichushkin, El Maniático del Ajedrez, quien asesinó a 49 personas.

Esa admiración quizá la llevó incluso a copiar las declaraciones del maniático, quien explicó: asesinar “me proporciona un placer colosal. Es comparable a un orgasmo”.

La detención de Los Limpiadores puso fin a una serie de ataques en los que murieron dos mujeres y 12 hombres. La brutalidad fue el sello de la casa.

Por ejemplo, un carpintero ebrio fue apuñalado 171 veces. Otros indigentes fallecieron a causa de heridas provocadas por martillos y garrotes. La agresión a una de las víctimas fue tan violenta que el cerebro fue encontrado a siete metros del cuerpo.

El asesinato que llevó a la detención de Los Limpiadores fue el de un trabajador bancario que había asistido a un bar a tomar una copa. El padre del empleado presionó a las autoridades para dar con los culpables de homicidio.

Asimismo, un barrendero logró salir con vida de la agresión propinada por Lobacheva y su novio Pavel Voitov. El hombre llegó a una comisaría, donde proporcionó la descripción de los atacantes.

La detención de Los Limpiadores dejó en claro que el sadismo de Lobacheva era harina de otro costal: las autoridades encontraron en el departamento de la sospechosa fotografías con algunas de sus víctimas con el abdomen abierto y partes de los cuerpos mutiladas.


operamundi@gmail.com



@compalobo



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.