• Regístrate
Estás leyendo: Thor, el poderoso necrófilo
Comparte esta noticia

Vidas Ejemplares

Thor, el poderoso necrófilo

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

El nombre de Patricia Laney es uno de los símbolos más visibles de las agrupaciones que protestan activamente en el área de Santa Bárbara/Goleta/Isla Vista ante la violencia contra la mujer. Entre las actividades que organizan estos grupos figura el Festival de Malabares de Isla Vista, que en 2006 cumplió su 30 aniversario.

Laney fue una de las cuatro víctimas mortales de un asesino que actuó entre noviembre de 1976 y julio de 1979. La serie de homicidios tuvo como peculiaridades que tres de las mujeres eran blancas, estudiantes, muy parecidas entre sí, de edades entre 19 y 22 años. Solo hubo una afroamericana en el grupo que eligió el predador.

El 18 de abril de 1979, Linda Preston, de 24 años, pedía aventón en el área de Hollywood. Finalmente un auto se detuvo, el conductor era joven, rubio, de apariencia inofensiva; sin embargo, unas cuadras adelante, el individuo sacó una pistola calibre .22 de debajo del asiento, con la que disparó en la oreja izquierda de la joven.

Como pudo, la sangrante mujer saltó con el auto en movimiento y llegó a pie a un hospital, donde le salvaron la vida.

Tres meses después, el 11 de julio de 1979, Preston caminaba frente a un bar de Hollywood cuando vio a un joven solitario, sentado en la barra de una taberna. La joven, al reconocer a su agresor, fue en busca de ayuda. Minutos después, unos patrulleros detuvieron a Thor Nis Christiansen, de 22 años.

Christiansen nació en Dinamarca. Llegó de niño, con su familia a asentarse a Inlewood, California, aunque, después se mudaron a Solvang, una ciudad californiana fundada por daneses.

Ahí, el joven destacó en sus primeros años de universidad por su alto coeficiente mental. Sus estudios los alternaba con un trabajo en el restaurante de su padre. Se desconoce la causa por la que Christiansen decidió desertar de la universidad, abandonar el empleo familiar, trabajar como despachador en una gasolinera y gastar su sueldo en alcohol y mariguana.

Tras alcanzar un sobrepeso considerable, Christiansen se mudó por un tiempo al estado de Oregón, famoso por sus clínicas de adelgazamiento. Cuando estuvo satisfecho con su figura, el joven decidió radicar en Santa Bárbara, en el estado de California, donde encontró trabajo.

El 20 de noviembre de 1976, Jacqueline Rook, de 21 años, fue levantada en una esquina del suburbio Goleta, en Santa Bárbara, cuando esperaba un autobús. El cuerpo de Rook fue hallado al día siguiente en una zona aislada en el camino a las montañas de Santa Inés.

Un destino similar enfrentó Mary Ann Sarris, de 19 años, quien desapareció el 6 de diciembre del mismo año mientras pedía aventón. Su cadáver fue recobrado casi cinco meses después en un área cercana a Los Álamos. Patricia Marie Laney, de 21 años, fue vista por última vez el 18 de enero de 1977. Su cuerpo fue hallado dos días después en un lugar muy cercano a donde fue arrojado el cadáver de Jacqueline Rook.

La afroamericana Laura Sue Benjamin, de 22 años, desapareció el 26 de mayo de 1979. Su cuerpo fue recobrado en una zona boscosa al norte de Los Ángeles. Era la única prostituta del grupo de mujeres asesinadas por Christiansen.

De acuerdo con las declaraciones del asesino, las víctimas fueron elegidas al azar cuando pedían aventón. En algún momento del trayecto, Christiansen disparó a la cabeza de cada una de las jóvenes. Una vez muertas, sacaba el cuerpo de su presa, lo desnudaba y violaba el cadáver.

En 1980, Thor Nis Christiansen fue condenado a cadena perpetua, pena que no cumplió, al ser asesinado a puñaladas dentro de las instalaciones de la Prisión Estatal de Folsom. Se desconoce el motivo y la identidad de su verdugo.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.