• Regístrate
Estás leyendo: Terror en Chicago
Comparte esta noticia

Vidas Ejemplares

Terror en Chicago

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

El 16 de noviembre de 1988, la policía de Illinois recibió el reporte de un accidente automovilístico ocurrido cerca de la ciudad de Chester, condado de Randolph. De acuerdo con la información, la unidad quedó prensada, “como un sándwich”, entre dos tractocamiones.

En el siniestro fallecieron una mujer de unos 60 años y un niño de tres. La conductora nunca despertó de un coma de cuatro meses y murió el 10 de abril de 1989 a los 29 años. La familia involucrada en el accidente se apellidaba Gecht y había ido a visitar a su pariente al Centro Correccional de Menard, instalación penitenciaria al sur de Illinois que, según Wikipedia, alberga adultos de máxima, alta y media seguridad.

El preso al que habían visitado antes de accidentarse era Robin Gecht, un peligroso asesino serial, líder del grupo satanista Los Destripadores de Chicago.

Del 23 de mayo de 1981 al 8 de octubre de 1982, la ciudad de Chicago y los suburbios adyacentes fueron aterrorizados por un culto satánico liderado por Gecht.

Unas 18 mujeres fueron raptadas por Gecht y sus asociados: Edward Spreitzer y los hermanos Andrew y Thomas Kokoraleis. Fueron violadas, torturadas, mutiladas y asesinadas. Algunas fueron canibalizadas.

Fue un año de miedo en el que toda mujer era vulnerable. Los Destripadores de Chicago no solo atacaron prostitutas, como se afirmó en un principio. Sus presas las elegían al azar y a cualquier hora del día. Los satanistas también son sospechosos de la desaparición de Carole Pappas, esposa de Milt Pappas, el pitcher del equipo de béisbol Chicago Cubs.

La mujer fue vista viva por última vez el 11 de septiembre de 1982. Su cuerpo fue recobrado cinco años después. Nunca quedaron claras las circunstancias de su muerte.

Cuatro meses después, el 6 de diciembre de 1982, la joven Beverly Washington caminaba por la vía de un tren a las afueras de Chicago. Su rostro estaba tumefacto, su cuerpo lucía heridas y moretones, su seno izquierdo había sido amputado. Fue quizás la única víctima sobreviviente de Los Destripadores de Chicago. Pese a su pérdida masiva de sangre proporcionó la información que condujo a la captura de los mutiladores.

La investigación de las autoridades llegó hasta un cuarto de motel que Gecht y sus tres amigos rentaban. Era el lugar que, de acuerdo con el propietario del inmueble, los individuos utilizaban para el periplo de sus crímenes.

Durante el interrogatorio, Thomas Kokoraleis señaló que en la “Capilla Satánica” una vez vio una caja que contenía 15 senos mutilados. ¿Para qué servían los pechos? Gecht los utilizaba para masturbarse mientras “rezaba”.

Durante el juicio a Los Destripadores de Chicago la parte acusadora dio a conocer que la pandilla utilizaba una cuerda de piano para remover los senos de las mujeres capturadas.

Asimismo, se hizo del conocimiento público que el líder de la banda, Robin Gecht, trabajó durante unos meses con el contratista John Wayne Gacy, el famoso asesino serial que en su tiempo libre ofrecía funciones gratuitas en los orfelinatos de Chicago vestido de Pogo el Payaso.

¿Solo los unió el negocio de la construcción?




operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.