• Regístrate
Estás leyendo: Nuevo asesino serial en Indiana
Comparte esta noticia

Vidas Ejemplares

Nuevo asesino serial en Indiana

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

Indiana, al noreste de Estados Unidos, no ha sido ajeno al fenómeno del asesinato serial. De hecho, el número de estos criminales es alto si se considera que dicho enclave tiene una población de casi 6.5 millones de habitantes.

En los años 90, el enfermero Orville Lynn Majors fue arrestado por el asesinato de siete pacientes, a los que el trabajador de la salud les inyectó un medicamento para detener el corazón.

En 1992, la carretera estatal I-70 se convirtió en un tiradero de cadáveres de mujeres, la mayoría de ellas prostitutas. Las víctimas murieron acribilladas tras ser contactadas en paraderos de tráilers. La identidad del asesino se desconoce.

En 2003, David Maust fue arrestado tras ser encontrado culpable de cinco homicidios, una cadena de crímenes que comenzó en 1974 y culminó en aquel año. Tres años después de su aprehensión, Maust decidió suicidarse en su celda.

Y entonces, el pasado 17 de octubre la policía de Gary, Indiana, dio a conocer el nombre del afroamericano Darren Deon Vann, de 43 años.

El departamento de policía local recibió una llamada a través del 911 acerca de una prostituta de 19 años asesinada en la habitación de un motel. Al rastrear los mensajes en el celular de Affrika Hardy, los agentes dieron con el número de Vann, quien fue detenido horas después mientras descansaba en la comodidad de su hogar. El sospechoso dijo estar sorprendido por la rapidez con que fue hallado y arrestado.

En las horas que duró el interrogatorio, los investigadores se encontraron con un individuo solícito, explayado, dispuesto a contar todo con lujo de detalles. Vann no solo aceptó el asesinato de Hardy sino el de seis mujeres más, en una carrera criminal que abarca 20 años.

Vann estuvo preso en su natal Texas por delitos sexuales. Al quedar libre en 2004, el hombre decidió dejar Austin y mudarse a Gary. En este contexto, la policía especula que el número de víctimas puede ser mayor, y que no solo abarca los estados de Texas e Indiana.

La abierta colaboración de Vann, de acuerdo con las autoridades, puede estar relacionada con la búsqueda de un acuerdo favorable para el sospechoso, que le signifique un castigo menos severo del que le corresponde por al menos el asesinato de Hardy.

El propio Vann, incluso, acompañó a los uniformados a un edificio abandonado donde fueron hallados los cadáveres de tres mujeres. El resto de las víctimas, algunas de ellas aún sin identificar, fueron recobradas en otros inmuebles vacíos de las decenas que existen en la zona industrial de Indiana, al decaer el auge de la industria metalúrgica en ese estado.

Durante la estancia en prisión de Vann en Texas, la esposa de éste, 29 años mayor que él, decidió acelerar los trámites de divorcio. El hijo de la mujer señaló que nunca entendió cómo es que el hombre pudo estar enamorado de una mujer que podía ser su madre.

Asimismo, el hijo, quien declinó dar su nombre, se refirió a Vann como un individuo “extraño”, que con frecuencia hablaba solo por largos lapsos.

Darren Deon Vann se suma no solo a la lista —bastante prolífica, por cierto— de asesinos seriales de Indiana, también hay que colocar su nombre en los homicidas pluralistas que utilizan internet para contactar a sus víctimas.

En este caso, Vann contactó a Hardy a través del portal Backpage.com, donde una gran cantidad de mujeres ofrece sus servicios sexuales.

En solo tres días, la policía logró la recuperación de seis cadáveres, además del de Hardy. Las autoridades de Texas anunciaron que desempolvaron sus archivos con la esperanza de encontrar vínculos consistentes que contribuyan a resolver algunos casos de homicidio de mujeres. Investigaciones ligadas a la detención de Vann.


operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.