• Regístrate
Estás leyendo: Las maletas misteriosas de Ian Brady
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 08:41 Hoy

Vidas Ejemplares

Las maletas misteriosas de Ian Brady

José Luis Durán King

Publicidad
Publicidad

Fueron más de 50 años los que el asesino de niños Ian Brady permaneció en prisión. En 2014, el nativo de Glasgow, Escocia, solicitó por enésima ocasión una audiencia que le abriera la posibilidad de alcanzar su libertad. Tenía 76 años y la certeza de que ya había pagado su deuda con la sociedad.

Una vez más, la solicitud del señor Brady fue denegada. Las autoridades del Hospital Ashworth de Alta Seguridad enviaron un documento en el que explicaban que el paciente no estaba en posibilidades de quedar libre. “Es por el propio bien y seguridad del paciente”, señalaba la carta.

Brady sufría de esquizofrenia paranoide, que se expresaba a través de alucinaciones y de una conducta violenta con sus compañeros y con el equipo de seguridad del inmueble. La respuesta del juez Robert Atherton no dejó lugar a dudas: “No hay posibilidad de que este hombre (Brady) sea devuelto a la comunidad”.

El pasado 21 de septiembre, las autoridades británicas dieron a conocer un expediente otorgado por el Servicio Nacional de Salud que da cuenta de que el 15 de mayo de 2017, fecha de la muerte del paciente Ian Steele (el alias que utilizaba la institución médica para referirse a Brady), inició la Operación Cromo.

Había motivos para la discreción con que se manejó el deceso de Brady. Entre 1963 y 1965, él y su amante Myra Hindley asesinaron (oficialmente) a cinco menores cuyas edades iban de 10 a 17 años. Los cuerpos de las víctimas fueron enterrados en el páramo de Saddleworth, en Gran Manchester. Los restos del niño Keith Bennett no han sido hallados.

El juicio a la pareja fue un espectáculo dantesco, con llanto y gritos de ira por parte de algunos de los asistentes, y mujeres que atravesaban la Corte para salir a vomitar ante los testimonios rebosantes de sadismo de los amantes.

La Operación Cromo es un recuento minucioso de los protocolos que se aplicaron en los últimos días de vida de Ian Brady, la medicación que se brindó al paciente desde años atrás cuando el individuo programó varias huelgas de hambre, su rechazo a los medicamentos e incluso la disposición de sus restos.

El documento señala que la salud de Brady comenzó a complicarse en abril pasado, por lo que su muerte era inminente. Vivió sus últimas semanas con una dieta líquida aplicada a través de una sonda, que el paciente muchas veces logró arrancar. La causa de su muerte fue una trombosis pulmonar. Murió pesando 61 kilos el 15 de mayo a las 18:02 horas.

El informe no da a conocer el paradero de los restos de Ian Brady. Todo parece indicar que esa información no se hará pública. Brady deseaba que sus cenizas fueran esparcidas en el páramo de Saddleworth, lo que para las autoridades resultaba una burla, pues fue el lugar que los asesinos eligieron para enterrar a sus víctimas.

El documento indica que, unos días antes de su muerte, Brady insistió en que dos maletas fueran removidas de su habitación en el Hospital Ashworth de Alta Seguridad. Las autoridades hospitalarias sellaron los maletines y los depositaron en las oficinas del director del inmueble.

El contenido de las maletas es un misterio. Los medios británicos especulan que existen muchas posibilidades de que por fin sea revelado el lugar donde reposan los restos de Bennett, que por alguna razón los asesinos la mantuvieron en secreto el tiempo que duraron en prisión y hasta su muerte, pese a que Brady recibió centenas de cartas de los ciudadanos exigiendo esa información.

Winnie Johnson, la madre de Bennett, realizó varias campañas con el propósito de conocer la ubicación de la tumba de su hijo. Murió sin haber recibido una respuesta por parte de Los Asesinos del Páramo.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.